Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

IX legislatura

Malestar en el sector turístico por no contar con una Conselleria propia

Los empresarios recuerdan que Balears ha exigido siempre un Ministerio específico y ven un "error de bulto" en el diseño del próximo Govern

Imagen de una reunión del PSOE con empresarios.

"Llevamos años reivindicando que el sector turístico necesita contar con un Ministerio propio, y ahora resulta que en Balears, donde todos vivimos de él, no se merece una Conselleria o una Concejalía con su nombre". Esas declaraciones parten del presidente de una de las patronales más directamente vinculadas con la llegada de visitantes a las islas. Durante los últimos días se ha hecho patente el malestar existente en el ámbito empresarial ante el diseño que se ha dado al próximo Ejecutivo autonómico y que se hace extrapolable también al Consistorio palmesano. Por contra, el nombre de la persona que se va a hacer cargo de este área, desde la vicepresidencia económica, Biel Barceló, es acogido sin ninguna crítica, al considerar que los contactos que antes de las elecciones se mantuvieron con él fueron sobradamente correctos.

Según las organizaciones más directamente relacionadas con la actividad turística, lo sucedido puede ser calificado como un "error de bulto" por cuanto se hace difícil de entender que no se haya previsto el descontento que esta iniciativa iba a generar.

Como se recordará, el líder de Més, Biel Barceló, se va a hacer cargo de la vicepresidencia y de la conselleria de Innovación, Investigación y Turismo, lo que hace presuponer que ésta última área quedará en manos de una dirección general. Eso supone para los empresarios consultados tropezar con la misma piedra con la que cayó Mariano Rajoy al dejar el turismo en manos de una Secretaría de Estado, algo que en su momento generó fuertes críticas desde el archipiélago.

El problema radica en que en todo ello se visualiza un planteamiento erróneo desde la alianza formada por el PSIB-PSOE, Més y Podemos, dado que esa misma situación se vive en el ayuntamiento de Palma, donde el área turística queda en una concejalía compartida con Comercio y Trabajo. En este caso, la sorpresa se ve incrementada por el hecho de que se considere que "el primer motor de la economía isleña no merece contar con un concejal propio, y sí lo haya para Ecología, Agricultura y Bienestar Animal, cuando resulta difícil encontrar la agricultura que puede haber en Palma".

Ese desencanto se incrementa debido a que en los contactos que antes de las elecciones se mantuvieron por parte de las patronales turísticas con la que va a ser la próxima presidenta del Govern, Francina Armengol, y con Biel Barceló, los empresarios salieron con una "sensación dulce, porque nos pareció que eran plenamente conscientes de la importancia que la industria turística tiene para Balears y que se iba a actuar en consecuencia".

Lo que no genera excesivas suspicacias es el nombre del titular del citado departamento, el ya mencionado Biel Barceló, al que se asigna un talante lo suficientemente dialogante como para que sea posible llegar a acuerdos sobre las nuevas medidas que se han anunciado para esta nueva legislatura.

En este sentido, se señala que los contactos mantenidos con él durante las semanas anteriores a las elecciones hacen vaticinar que las relaciones entre ambas partes pueden ser fluidas.

Temas a negociar

La importancia de que haya una buena comunicación entre el Govern y el sector turístico se explica por la pretensión de las patronales isleñas de que se negocie el diseño de la futura ecotasa.

Tal y como ha venido informando Diario de Mallorca, en la reunión de la comisión de turismo de la patronal Caeb se acordó no mantener una postura de rechazo radical a la implantación del citado impuesto, que se califica de "inevitable", sino centrar sus exigencias en su diseño, y muy especialmente en el hecho de que sea finalista y revierta en el propio sector. Así, se pretende que sirva para financiar infraestructuras que sean utilizadas por los visitantes, la rehabilitación de las zonas maduras, o la preservación del medio ambiente, por citar algunos ejemplos.

También se reivindica que la implantación de dicho tributo no recaiga exclusivamente sobre los clientes de los hoteles. Esta petición da pie a algunas patronales de la oferta complementaria a solicitar que se regule el alquiler de los apartamentos turísticos, con el fin de que afloren y puedan quedar sujetos igualmente al cobro del impuesto.

Compartir el artículo

stats