Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crimen organizado

Petrov cobijó en Calvià a otros líderes mafiosos que huían de Rusia

Vendió una casa de lujo, próxima a su vivienda, al jefe de un grupo criminal de San Petersburgo que huía de posibles ataques rivales en su país

Los rusos invirtieron en propiedades inmobiliarias: el diputado de la Duma Vladislav Reniz compró a Petrov un lujoso chalet en El Toro; la casa de Sol de Mallorca donde vivía otro mafioso ruso protegido por Petrov; por la tercera casa de Calvià Petrov pagó más de tres millones.

Los rusos invirtieron en propiedades inmobiliarias: el diputado de la Duma Vladislav Reniz compró a Petrov un lujoso chalet en El Toro; la casa de Sol de Mallorca donde vivía otro mafioso ruso protegido por Petrov; por la tercera casa de Calvià Petrov pagó más de tres millones. J. F. M.

La urbanización Sol de Mallorca puede que sea una de las zonas más lujosas y más tranquilas de la isla. Pero detrás de los muros de las mansiones que se han construido en esta zona costera de Calvià se llegaron a reunir varios líderes mafiosos rusos. Gennadius Petrov, el líder del grupo mafioso ruso Tambovskaya, que fue detenido en Mallorca en la llamada operación Troika, buscó refugió a otros jefes mafiosos que, al igual que él, huían del acoso que estaban sufriendo en Rusia. No solo les ayudó a buscar una casa para residir tranquilamente y dejar atrás la amenaza sobre la posibilidad de sufrir un ataque por otros grupos rivales de Rusia, sino que también concertó con ellos negocios inmobiliarios con los que logró beneficios económicos.

Según los informes de los servicios de inteligencia de la Guardia Civil, aportados como prueba en el sumario de la operación Troika, en esta lujosa y exclusiva urbanización de Calvià llegaron a reunirse hasta cuatro importantes mafiosos rusos. Y además los cuatro residían a poca distancia entre ellos, una decisión estratégica que les permitía protegerse entre ellos.

A pesar del poder económico del que disfrutaban los cuatro rusos, todos ellos intentaban pasar desapercibidos, sin llamar la atención. A uno de los mafiosos a los que encontró cobijo Petrov es el llamado Pavel Nikolaevich Kudryashov. Le vendió una casa ubicada en la calle Marina, en Sol de Mallorca. Ocupa dos solares y en estos momentos está habitada. Según los servicios de información, este empresario originario de San Petersburgo, de 58 años de edad, sería el líder del grupo mafioso conocido como Kudryashouskaya. Una organización a la que se vincula con el asesinato de la diputada de la Duma Galina Starovoitova. Esta mujer fue una de las políticas más conocidas de esta ciudad rusa. Durante el periodo de transformación política que superó la antigua URSS, esta mujer fue una de las personas más próximas a Yelsin. De hecho, en las crónicas periodísticas se la considera una figura histórica de la Perestroika. Murió en noviembre de 1998. Dos pistoleros la asesinaron a las puertas de su domicilio.

Dinero en Suiza

El líder mafioso adquirió esta lujosa casa a través de una de las sociedades que constituyó Gennadis Petrov al instalarse en Mallorca. La compra se realizó a través de fondos procedentes de Suiza, según han podido demostrar los investigadores y el traspaso se realizó tres años antes de formalizar la compra, realizada a través de un despacho de abogados de Palma. Fue un pago adelantado, ya que se trataba de una vivienda en construcción.

Pavel Kudryashov no se encontraba en Mallorca cuando la Guardia Civil y la fiscalía Anticorrupción desarrollaron la operación Troika. Las autoridades judiciales españolas desconocen su paradero, aunque se sospecha que también está escondido en Rusia, al igual que Petrov. Por ello, será complicado juzgarle en España, donde sería acusado de un delito de blanqueo de dinero al invertir fondos del grupo mafioso en la compra de una lujosa vivienda. La fiscalía ha solicitado que se dicte una orden internacional de detención, pero será complicado que se pueda ejecutar.

Influencia política

Petrov, al dirigir uno de los grupos criminales más poderosos de la ciudad de Moscú, mantenía una gran influencia entre poderosos políticos, como se pudo constatar a través de las conversaciones telefónicas que le grabaron durante la investigación. Uno de los políticos con los que tuvo un contacto más estrecho fue el diputado de la Duna, Vladislav Reznik. Este político preside la comisión de finanzas del parlamento ruso y se le considera una de las personas con más influencia en el mercado económico del país. Su mujer también ocupa un alto cargo en una entidad financiera.

Reznik compró en el año 2000 una lujosa vivienda en la urbanización de El Toro, en Calvià, que se sitúa sobre un acantilado y que ocupa tres solares. Una casa de lujo donde inicialmente residió Petrov con su familia y que después vendió al comprar su mansión en la urbanización Sol de Mallorca. La casa de Reznik fue registrada por la Guardia Civil, siguiendo indicaciones del entonces juez Garzón, en el mes de octubre de 2008. Antes se había detectado que el diputado ruso había enviado un avión privado al aeropuerto de Palma para cargar cajas de su vivienda de Calvià. El avión fue interceptado por la Guardia Civil al tener sospechas de que el diputado intentaba llevarse a su país documentos comprometedores. En realidad no fue así. Lo que estaba haciendo era vaciar la vivienda y trasladar sus valiosas obras de arte y otros elementos decorativos a otro lugar. Pero la relación de Petrov y Reznik no solo se limitó a esta operación inmobiliaria con esta lujosa casa de El Toro. El político compró un importante paquete de acciones de una sociedad que constituyó el líder mafioso. Se trató de la sociedad Centros Comerciales Antei, cuyo objeto social era realizar negocios inmobiliarios. Por la compra de estas acciones, el diputado de la Duna pagó 2,2 millones de euros, algo menos del doble del precio que entregó por esta lujosa vivienda de El Toro, escriturada por un valor de 1,2 millones de euros. Esta casa, según pudieron comprobar los agentes de la Guardia Civil, dispone de varios túneles de acceso al mar.

El juez Garzón ordenó su detención internacional, que nunca llegó a practicarse. De hecho, el registro que ordenó el magistrado en esta casa de El Toro fue interpretada de una forma muy negativa en Rusia. En los círculos políticos se denunció que se trataba un intento para desprestigiar el Parlamento ruso. Los portavoces de la Duna defendieron los negocios en el extranjero de Vladislav Reznik, manteniendo que había pagado los correspondientes impuestos en España por la compra de esta lujosa casa. La vivienda, en estos momentos, está deshabitada. Los vecinos señalaron que hace tiempo que no ven a sus propietarios. Sin embargo, desde el exterior se puede apreciar la calidad de construcción y, además, dispone de un moderno sistema de comunicación.

Vendía aviones

Otro de los delincuentes rusos que protegía Petrov es el llamado Jurik Salikov. Este individuo era vecino del líder mafioso y pertenecía a su grupo criminal. De hecho, también fue detenido en la operación Troika. Salikov había sido condenado como autor de una estafa. Había creado una especie de carrusel de empresas para conseguir la devolución de impuestos. El fraude cometido superaba los 25 millones de euros.

Tras pasar por varias cárceles de la Península, un juez le dejó en libertad, pero impuso una elevada fianza de 600.000 euros. El dinero lo aportó el propio Petrov, como muestra de la confianza que había depositado en Salikov. Precisamente, este individuo había sido investigado por vender aviones de guerra rusos a un país africano. Este destacado integrante del grupo mafioso Tamboskaya, nacido en Georgia, se trasladó a Mallorca a finales de los años 90, junto a su mujer. Buscó una vivienda próxima al domicilio del jefe de la organización. Los servicios de inteligencia señalaban en sus informes que el negocio de la venta de aviones rusos se realizó desde Mallorca.

Compartir el artículo

stats