El diputado electo de Més per Menorca Nel Martí, uno de los miembros de la mesa de negociación del nuevo Govern , ha aseverado hoy que es el "momento" para PSIB, Més y Podemos de "demostrar que han asumido el cambio en la manera de gobernar y en la manera también de tomar decisiones".

Las decisiones "difíciles" no pueden hacer perder de vista lo importante, ha afirmado Martí con ocasión de las negociaciones de estos días para formar gobiernos en Baleares, los consells insulars y los ayuntamientos.

Martí, a través de un comunicado, ha reconocido que "decidir quién debe ser la persona que coordine, lidere y presida este equipo plural para el cambio no es fácil", y que "un cambio de época democrática e institucional" como se está viviendo en Baleares "no puede ser prisionero de las presidencias".

"El cambio al que nos hemos comprometido Més, PSOE y Podemos sólo puede surgir de la suma; los ciudadanos hablaron fuerte y claro el día 24 de mayo y no podemos, de ninguna manera, no escuchar su voz", ha añadido.

Dos semanas después de las elecciones, Més per Menorca ha emitido un comunicado sobre las negociaciones iniciadas.

MÉS per Menorca afirma que el día 24 de mayo los ciudadanos de Baleares "rechazaron la mayoría absoluta, el bipartidismo y el partidismo burocrático y oscuro, y expresaron muy claramente que querían instituciones gobernadas desde el diálogo, el acuerdo y el pacto".

Por tanto, los resultados de los comicios son "sencillamente claros y vinculantes", y no ofrecen una lectura "confusa".

"Las cinco candidaturas de cambio, PSOE, Podemos, Més per Mallorca, Més per Menorca y Gent per Formentera, están llamadas a formar un nuevo gobierno que gobierne un nuevo tiempo", ha añadido Martí.

Se trata de tres visiones políticas y sociales diferentes -PSOE, Podemos y Més- que están "obligadas, por el apoyo de los ciudadanos, a cumplir un programa electoral común en las políticas y en las formas de hacer política; este mandato es inequívoco, incuestionable y no negociable".

Por ello, estas formaciones "no pueden alterar la voluntad inequívoca de los ciudadanos: estamos obligados a ser partes de la suma".

Se puede, en opinión de Martí, hablar de programa, de la organización y de los equipos de personas, pero "no se puede cuestionar la voluntad de los ciudadanos de que el país esté gobernado por un equipo plural que durante la campaña se ha comprometido, política y éticamente, a dar respuesta a una situación de emergencia social".