Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Corrupción

Una testigo afirma que le ofrecieron dinero para tender una trampa a Mateu Cañellas

La denuncia del exconseller de Deportes sobre un supuesto complot para incriminarle recae en el juzgado del magistrado José Castro

Mateu Cañellas, a la derecha, y su abogado Antonio Martínez.

Mateu Cañellas, a la derecha, y su abogado Antonio Martínez. Miquel massutí

"Vino una mujer de mi partido (UM) a mi casa y me tendió un sobre: allí había 60.000 euros en billetes de 500 euros y me lo ofreció si participaba en un plan para eliminar políticamente a Mateu Cañellas", ha revelado una testigo que éste último aporta como refuerzo a su denuncia por un supuesto complot para incriminarle en casos de corrupción. La denuncia, que se dirige contra dos exdirigentes de UM, Eugenia Cañellas y Cristina Cerdó, y un policía ha correspondido al juzgado del magistrado José Castro.

Cañellas aparece implicado en varias causas de corrupción y la fiscalía reclama para él en una pieza separada del caso Voltor casi 6 años de cárcel. El también exdirector insular de Proyectos del Consell de Mallorca con UM postula que antiguos compañeros de partido mienten y manipulan pruebas para cargarle delitos de corrupción.

La testigo aportada por el denunciante es una señora mayor, vecina de Palma y que en 2009 tenía cierto peso específico entre la militancia de UM. Cañellas explica que algunos sectores de su partido le odiaban a muerte y estaban muy enemistados con él en esa época. En la fuerza nacionalista en Palma había dos bandos: Miquel Nadal y Cristina Cerdó, por un lado, y Mateu Cañellas y otros dirigentes próximos a Maria Antònia Munar, por el otro.

Cañellas añade que Nadal estaba celoso de él por su popularidad y Cerdó quería medrar en Palma, hasta el punto de soñar en desbancar a su jefe Nadal.

La veterana militante asegura que fue tanteada por dos personas del entorno de Cerdó para averiguar si estaba dispuesta a participar en un plan contra el entonces conseller de Deportes. Un día una mujer, que Cañellas identifica como Cerdó, acudió a casa de la testigo con un sobre en la mano que contenía 60.000 euros en billetes de 500.

A cambio del dinero tenía que colaborar en una trama contra Cañellas, pero la testigo asegura que declinó la oferta y, asustada, pidió a Cerdò que saliera de su casa. "No llegue a saber en qué consistía el plan, pero me dijeron que era algo para eliminar a Mateu Cañellas porque iba por libre y no se plegaba a designio alguno del partido", añadió la testigo.

Comprar voluntades

El exconseller vincula la tentativa de soborno a la compra de voluntades de militantes de UM de cara a un congreso interno del partido celebrado ese año.

La testigo ha explicado los hechos a un notario palmesano que levantó un acta al respecto y después, al estimar que lo ocurrido podía ser delictivo, informó a la fiscalía.

La denuncia de Cañellas pide que se investigue la oferta realizada a la militante y especula con que los 60.000 euros podrían proceder de sobornos recibidos por UM. En ese punto recuerda que Cristina Cerdó, también imputada en otros casos de corrupción, fue concejal de Medio Ambiente y controlaba la empresa pública de limpieza de Palma Emaya.

La militante no contó lo ocurrido hasta hace poco, tras saber que Cañellas iría a juicio.

Compartir el artículo

stats