Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis en el PP

Bauzá medita su futuro en soledad

El president analiza si se marchará de senador, mientras mantiene su pulso con Génova para que cumpla el compromiso de un congreso en septiembre para sustituirle

Miquel Vidal, sentado junto a Esperanza Aguirre, en la reunión de secretarios generales.

Miquel Vidal, sentado junto a Esperanza Aguirre, en la reunión de secretarios generales. EFE

José Ramón Bauzá medita su futuro inmediato en soledad, aislado del partido que preside en Balears. Ni sus colaboradores saben qué pasa por la cabeza del todavía president. Quiere tomar la decisión sin influencias. Y en estos momentos es aún una incógnita el camino que seguirá en los próximos días. Según fuentes cercanas al president, analiza si coger el acta de diputado y después dejarla, como hizo Francesc Antich para marcharse acto seguido de senador autonómico, mantenerse como parlamentario e incluso abandonar la política y volver a su actividad de farmacéutico.

Ayer Miquel Vidal, secretario general del PP de las islas, fue citado a Madrid junto a otros secretarios generales autonómicos para analizar los resultados. Vidal seguía manteniendo que es posible un congreso extraordinario en septiembre, tal y como mantiene Bauzá. Todo ello pese a las declaraciones tajantes del vicesecretario de organización nacional, Carlos Floriano, que ha repetido hasta en tres ocasiones que no habrá congresos hasta después de las elecciones generales. Vidal se sentó en la cita en Génova junto a Esperanza Aguirre.

El entorno del president mantiene que hasta dos altos dirigentes del PP nacional autorizaron a Bauzá a celebrar el cónclave después del verano y por ello él así lo anunció en la junta directiva regional. En estos momento, la situación sigue igual: congreso en septiembre y fecha de celebración a acordar entre Madrid y el PP balear.

Vidal reconoció ayer al mediodía que no había hablado todavía con Bauzá sobre sus negociaciones en Madrid del lunes. Cuando es preguntado por las intenciones del todavía presidente regional emplaza a hablar con él.

El batacazo electoral mantiene al Partido Popular de Balears en estado de shock una semana y media después de la cita con las urnas. El mutismo de Bauzá sobre su futuro y la forma en que se concretará su recambio ha dejado a la formación política de las islas en un auténtico vacío de poder sin precedentes. A todo ello hay que unir el desconcierto que reina en el grupo parlamentario popular. No saben si Bauzá será el portavoz, cómo se organizarán las comisiones o si tendrán que elegir un nuevo jefe de la oposición. El mutismo del president ha dejado al partido en un total inmovilismo hasta que anuncie públicamente si se quedará de diputado hasta el congreso o se marchará para constituir una gestora como le reclaman alcaldes y barones críticos.

Barones consultados mantienen que de esta semana no pasa y Bauzá dejará las riendas del partido. Siguen manteniendo que la mejor salida que le queda es ser el senador autonómico, que una vez constituido el Parlament se reparten uno para el PP y otro por la izquierda. La posibilidad de que él intente ganar tiempo para ser el cabeza de cartel por Balears en los comicios generales está prácticamente descartada. Madrid prefiere otro perfil de candidato.

Entrega de credenciales

De momento, el PP recogió ayer el acta de diputado de José Ramón Bauzá para entregársela en los próximos días. Ello quiere decir que lo más probable es que el todavía president jurará su cargo como parlamentario. Lo que ya no está tan claro es que sea el jefe de la oposición en el discurso de investidura. En el entorno del PP se habla de que incluso diputados no electos de su grupo le han recomendado a Bauzá que lo mejor que puede hacer es marcharse del Parlament y del partido para facilitar la regeneración. Es la misma postura que mantuvieron los alcaldes el pasado viernes en Felanitx.

Compartir el artículo

stats