18 de noviembre de 2014
18.11.2014
Análisis

Análisis: Matas enerva al juez de vigilancia, por Felipe Armendáriz

18.11.2014 | 00:59
El expresident del Govern Jaume Matas tiene la extraña virtud de enervar a muchos ciudadanos, incluido el juez de vigilancia penitenciara 1 de Valladolid.

Las mentiras, salidas de tono y chulerías de Matas han trascendido, para su pesar, a toda España. La ciudadanía sabe que el expresident del Govern no se ha arrepentido, ni un segundo, del delito de tráfico de influencias por ordenar a su director general de Comunicación que diera las máximas subvenciones posibles a su amigo y asesor Antonio Alemany.

A Matas le pierde su soberbia. Tuvo un tremendo patinazo en su rueda de prensa en la Colònia de Sant Jordi, cuando casi fue exculpado del todo por el Tribunal Supremo y donde ni mencionó su condena por tráfico de influencias. El pasado lunes 10 de noviembre volvió a desafiar a la Justicia al hacerse el perseguido y vaticinar que lo usan para "cazar" a Iñaki Urdangarin.

El egocentrismo ha arruinado al otrora todopoderoso president del PP balear. Más le valía estar callado, o, mejor todavía, pedir perdón por su mala conducta y gestión.

Matas, pese a las semanas que ha pasado en prisión, no es consciente de su condición de recluso, que le hace depender de la junta de régimen interno y del juzgado de vigilancia penitenciaria. Él siempre se ha guiado por sus relaciones políticas y ha sido una persona acostumbrada a mandar.

Toca obedecer, conviene no enfadar más a tus semejantes y tratar de pasar por un chico bueno, no por un pícaro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

METEOROLOGÍA

El Tiempo

El tiempo en Mallorca

Conoce la previsión meteorológica de las principales ciudades de la Mallorca, de España, de Europa y del mundo. Busca el tiempo en tu ciudad.

Enlaces recomendados: Premios Cine