Un ambiente entre reivindicativo y festivo volverá a teñir hoy (de verde) el inicio del segundo curso de aplicación del Tratamiento Integrado de Lenguas (TIL) y primer año de aterrizaje de la LOMCE. En muchos aspectos, la jornada de vuelta al ´cole´ de este curso guarda muchas similitudes con la del año pasado: se esperan muchas camisetas verdes del Embut; en muchos centros las clases empiezan con incertidumbre sobre qué proyecto TIL deben aplicar (y si los libros de texto que tienen las familias son válido o no); una plantilla casi simbólica de inspectores (11) deberá controlar el inicio escolar en 400 centros de todo el archipiélago y la Assemblea de Docents informará a los padres sobre la huelga que tendrá lugar el lunes.

La historia se repite y en este contexto se incorporan hoy a sus colegios e institutos un total de 159.252 estudiantes, de Infantil, Primaria, Secundaria, Bachillerato y del segundo año de los Programas de Cualificación Profesional Inicial (los PQPI, en proceso de extinción)

El inicio escolar se prevé pues muy similar al de 2013, aunque sí es cierto que hay algunos ingredientes nuevos, como la llegada de la nueva ley del ministro Wert a los cursos de 1º, 3º y 5º de Primaria y la extensión del TIL a todos los cursos de esta etapa, además de a 1º y 2º de ESO. Otra diferencia respecto al curso pasado es que la convocatoria de huelga es solo para un día frente al carácter indefinido con la que arrancó la protesta en septiembre de 2013, y que se prolongó hasta tres semanas. Otra novedad es que algunos centros recibirán a sus alumnos con un retrato de la consellera Camps boca abajo; una campaña de la Assemblea que ha generado un profundo malestar en la titular de Educación al considerarla "una falta de respeto" contra la que no descarta adoptar medidas legales. Y el último detalle que puede marcar una diferencia respecto al anterior ejercicio académico tampoco es menor: el curso coincidirá con año electoral.

El lunes, huelga

La Assemblea informará mañana a los padres sobre los motivos de la huelga -algo que el Círculo Balear ha tachado de "piquetes ilegales"-, en un año en que la federación de asociaciones de padres FAPA ha expresado su apoyo a la causa docente pero su rechazo a la huelga como vía de protesta. El Instituto de Política Familiar (IPFB) por su parte ha anunciado la puesta en marcha de una campaña de Aulas Llenas -en contraposición a la de Aules Buides que promovieron en 2013 algunas APAs- para animar a los padres a llevar a sus hijos a clase el próximo lunes. Ayer y a través de un comunicado la delegación balear de la Confederación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos (FAIB-CONCAPA) se mostró contraria a la huelga, apeló "al sentido común" y defendió el TIL.

De cara al próximo lunes, la organización asamblearia recordó ayer que además de la huelga tendrá lugar una concentración frente al Consolat de Mar a las 12 del mediodía. Han organizado tres itinerarios para llegar hasta el punto marcado en Passeig Sagrera: uno que partirá desde Porta d´es Camp; otro desde Plaza España y otro desde la conocida como ´plaza del tubo´. La convocatoria de huelga del lunes tiene el apoyo de STEI-i, CC OO y FETE-UGT, esto es, todo los sindicatos con representación en la enseñanza pública excepto ANPE, que aún así informó ayer que sí secunda la concentración del lunes.

Según su comunicado, ANPE se adhiere a la protesta ya que consideran que la gestión de la actual Administración se merece "un suspenso". Además, respaldan la concentración como "muestra de la unidad" existente entre las principales entidades del sector.

Poco más de 15.024 docentes (11.416 de pública y 3.608 de concertada) reciben hoy a los 159.252 estudiantes matriculados en Balears en enseñanzas de régimen general. La actividad lectiva comienza así en 411 centros educativos de las islas, que inauguran el segundo curso del TIL y el último de una legislatura que en educación ha estado marcada por los recortes, el trilingüismo y el enfrentamiento.