La Unión Temporal de Empresas FCC-Melchor Mascaró, que construyó el Palma Arena entre 2006 y 2007, se desmarca de los gastos millonarios que el Govern hizo para equipar o promocionar ese velódromo.

En el sumario existen piezas separadas por la compra del videomarcador o las campañas de publicidad pagadas por el Govern.

La UTE cuyo gerente pide la exculpación se declara ajena a esas partidas, incluida la pista, que "corrían a cargo de otras empresas diferentes a nosotros".

"Son servicios que la UTE no prestó pues se prestaron y facturaron por empresas ajenas a ella", se desvincula el gerente de otras acusaciones.