­El president del Govern, José Ramón Bauzá, dejó ayer claro con su actitud que no solo no tiene previsto dialogar personalmente con la comunidad educativa sino que tampoco está dispuesto a hacerlo con la oposición, a la que esquivó cuando intentaron que se reuniera con ellos en el Parlament para tratar sobre el conflicto educativo.

Los líderes del PSOE y Més, Francina Armengol y Biel Barceló, y los diputados no adscritos Antoni Pastor y Margalida Font habían registrado el lunes un escrito en el Parlament para reunirse con el jefe del Ejecutivo en el despacho de la presidenta de la Cámara, Margalida Duran, antes de que comenzara el pleno. Cuando ayer se acercaron a Bauzá para que se celebrara este encuentro, el jefe del Ejecutivo les esquivó con la rápida excusa de que la presidenta del Parlament no estaba al tanto. Sin embargo, Durán había contestado por escrito a los representantes de la oposición que, aunque ella no podría asistir a este encuentro, podían utilizar para la reunión "cualquiera de las salas" de la Cámara balear.

El objetivo de la oposición era intentar convencer a Bauzá de que dialogara personalmente con la comunidad educativa. El rechazo del president hizo que la sesión plenaria quedara marcada por las constantes alusiones a esta negativa. Al inicio del pleno, tras un minuto de silencio por la muerte en Sóller por violencia de género de María Martínez Deyà, Armengol pidió la palabra a la presidenta del Parlament, que no se la concedió aunque a la líder del PSIB le dió tiempo a pedir a Bauzá que se reuna con la comunidad educativa. A lo largo de las diferentes preguntas de los diputados de la oposición a los consellers se reiteró esta petición o se formularon críticas por la actitud del president.

Cuando llegó el turno de las preguntas que formulan Barceló y Armengol directamente a Bauzá, los diputados de la oposición colocaron en sus escaños carteles con la expresión ´Diàleg Ja!!´. El portavoz de Més (cuyos diputados acudieron al pleno con la camiseta verde de Crida) comenzó su pregunta considerando "injustificable que un president no quiera dialogar con la comunidad educativa de su país" ni tampoco con la oposición. "No se si es fruto de su prepotencia o de su cobardía", espetó Barceló a Bauzá refiriéndose a su actitud. Como respuesta, el president se limitó a acusar a la oposición de utilizar el Parlament como "un circo".

Armengol también incidió en este asunto. "Hay un docente que hoy cumple 35 días de huelga de hambre para pedir diálogo. ¿Ni siquiera por un atisbo de humanidad será usted capaz de dialogar?", dijo a Bauzá. Durán corto el micrófono a Armengol al agotarse su tiempo sin dejarle acabar la frase. "Usted no puede dejar de pasar la oportunidad de lograr un titular, con independencia de la veracidad de lo que dice", replicó Bauzá a la líder del PSOE.

Referéndum sobre monarquía

Antes, el portavoz de Més había preguntado a Bauzá si consideraba que los ciudadanos "deberían tener el defrecho a decidir quién será el jefe del Estado", en alusión a la abdicación del Rey. Bauzá defendió a la monarquía y la Constitución ya que "los ciudadanos necesitan más estabilidad que nunca en un momento de crisis institucional, social y económica". Barceló advirtió de que "si siguen tratando a los ciudadanos como menores de edad, la voluntad del pueblo les pasará por encima" y sostuvo que "la monarquía es una herencia del franquismo", extremo que rechazó Bauzá argumentando que la monarquía "existió" en España "mucho antes que el franquismo".

Armengol, por su parte, afirmó que los tres años de legislatura bajo el Govern de Bauzá se han caracterizado por políticas "crueles" que han disparado la "pobreza, desigualdad y la división entre la ciudadanía". Frente a ella, Bauzá sostuvo que después de tres años de Govern del PP es evidente que se ha producido un "gran cambio" y que los datos económicos así lo reflejan, aunque "queda mucho trabajo por hacer".

Poco antes, el conseller de Hacienda, José Vicente Marí, había dado un ejemplo de datos positivos al afirmar que la recaudación de los tributos propios y cedidos en Balears aumentó en un 8% en el primer trimestre de este año en comparación al mismo período de 2013, pasando de 94 a 101,5 millones de euros. Añadió que en 2013 la recaudación tributaria había crecido un 28,7% respecto al año anterior, pasando de 414 millones a 533. A su juicio, estos datos demuestran la "reactivación económica" de las islas.

Por otro lado, como estaba previsto, se aprobó la proposición del PP por la que insta al Gobierno central a modificar el sistema de financiación autonómica sanitario, ya que el actual es perjudicial para las islas. La propuesta contó con el apoyo de Més y el voto en contra del PSOE, al rechazar el PP sus enmiendas críticas con el Govern.