­Pese a todas las explicaciones dadas ayer en la conselleria de Salud, la sensación entre el colectivo de matronas de las islas es que trabajar en los hospitales de Son Llàtzer o Manacor depende en buena medida de que hayas realizado la especialización en ese centro y te conozcan los responsables de los procesos de contratación.

"Si llevas en persona tu currículo al departamento de personal y recursos humanos de Son Llàtzer te dicen: ´Si quieres déjalo, pero aquí no vas a trabajar. Aquí solo trabajarán los que nosotros conocemos´", explicaba ayer un miembro de este colectivo que, por motivos obvios, prefirió preservar su identidad. "Matronas en paro las hay, y muchas, pero no tenemos acceso. Nos consta que Son Llàtzer recurre a la bolsa de Son Espases antes de contratar a dedo. Pero es una pantomima, porque en ese hospital la bolsa de matronas está vacía y el listado provisional que se hizo el verano pasado (donde figuraban hasta 78 solicitantes de empleo con esta especialidad) no se emplea porque no ha sido autorizado pese a estar baremado y puntuado. Miquel Costa (director de recursos humanos del Servei de Salut) dijo que no servía sin dar más explicaciones", denunció el profesional.

Otra de los miembros de este colectivo opinaba que la no apertura de bolsas para matronas abona las condiciones para llevar a cabo una corrupción laboral. "Al no haber un listado oficial, como no tenemos matronas, las contratamos por currículo. Se escudan en esto", estimó. "Terminé la especialización de comadrona hace dos años y hay gente con menos antigüedad que está trabajando antes que yo", denunció.

Otra de los profesionales de esta especialidad asegura que "hasta las navidades pasadas seguían llamando a gente de la bolsa provisional de Son Espases hasta que a finales de marzo (fecha del acuerdo de bolsa única) nos comunicaron que no era oficial y que no iban a llamar a nadie más de ella".

Por último habla María José, una matrona de origen valenciano que hasta la pasada semana trabajaba en Son Espases y ahora está en paro, que no tiene reparos en denunciar que "si no te acercabas en persona a los departamentos de personal de Manacor o Son Llàtzer para dejar tu currículo, no sabían ni que existías ni mucho menos que estabas buscando trabajo. Estas no son formas de hacer las cosas y si ha tenido que salir el nombre de esa chica (de la novia de Sansaloni) para que se arreglen las cosas, pues bienvenido sea".