Desde la continuidad del sistema monárquico con el reinado de un príncipe Felipe al que ven "muy preparado" hasta la ilusión que genera la apertura de un nuevo escenario en la jefatura del Estado que debería desembocar en un sistema político diferente. Poco después del anuncio oficial de la abdicación del Rey Juan Carlos I por parte del presidente Mariano Rajoy, a las 10,30 horas de ayer, los alcaldes de Mallorca empezaban a digerir la noticia y a valorar la nueva situación con ciertas reservas que atribuyeron a la "falta de información" sobre la noticia. Un episodio histórico que, sin embargo, no alteró las agendas políticas en los municipios de la isla, aunque sí alimentó los debates y las tertulias en los bares de todos los pueblos.

Una abdicación "positiva"

En cualquier caso, los ediles consultados por este diario coincidieron en señalar como "positiva" la abdicación del Rey a favor de su hijo, el príncipe Felipe, aunque expresaron notables diferencias sobre el futuro del modelo de Estado en función de la ideología conservadora o progresista de los representantes municipales.

Así, la mayoría de alcaldes del PP se posicionaron a favor de la continuidad de la monarquía, con excepciones como la del edil de Binissalem, Jeroni Salom, que se declara "juancarlista y republicano" y se mostraría a favor de la apertura de un proceso de reflexión sobre la posibilidad de instaurar la tercera República. Eso sí, avisa que no se "encadenará" a ningún sitio para reivindicar el nuevo sistema político.

Otros ediles populares, como el de Alaró, Joan Simonet, se tomaron la noticia con humor. Aseguró que, una vez conocida la voluntad de abdicar de don Juan Carlos, proclamó la tercera República "desde el balcón del Ayuntamiento". Por su parte, Biel Tauler, alcalde de Felanitx, invitó públicamente a comer a Portocolom tanto al rey saliente como al entrante para "celebrarlo" antes de usar un símil futbolístico para señalar que el príncipe Felipe "está muy preparado porque lleva mucho tiempo en el banquillo".

Algunos alcaldes de tendencia conservadora prefirieron no ´mojarse´ demasiado a la espera de conocer nuevos detalles. Es el caso de Tomeu Oliver (Marratxí), que calificó como "muy correcta" la función que ha desarrollado el Rey a lo largo de estos años y asguró que no tiene una idea "muy definida" sobre qué modelo de Estado le conviene a España, si bien dejó entrever sus preferencias monárquicas al asegurar que "algunas actuaciones de la Corona han ayudado a suavizar situaciones muy complicadas".

El edil ´inquer´, Rafel Torres, también se muestra partidario de la continuidad monárquica. "Entiendo que se abra un debate, pero ahora de lo que se trata es de apoyar el relevo generacional en la institución; la representación del Estado recae sobre la Corona", apuntó el alcalde popular. Igual de institucional es la valoración del ´solleric´ Carlos Simarro: "Don Juan Carlos es una figura muy relevante e importante para España y su historia en su conjunto".

Apertura de un debate

Por contra, todos los alcaldes pertenecientes a partidos de tendencia progresista consideran que el Estado tiene una magnífica oportunidad para plantearse un cambio de sistema que pase página de forma definitiva a una institución que, a su entender, es caduca y extemporánea. El hecho de que Juan Carlos ceda la corona a su hijo Felipe es visto como una "estrategia de cambio para que todo siga igual", según la alcaldesa de Santa Maria, que califica el proceso sucesorio como "un simple cambio de caras". Se considera "republicana" y apoyaría la convocatoria de un referéndum para decidir el modelo político.

Otros alcaldes progresistas, como Rafel Fernández (Capdepera) o Catalina Mas (Petra) aprovechan la coyuntura para criticar estructuras "obsoletas" como la Ley Sálica, que permitirá al príncipe Felipe asumir la jefatura del Estado "solo por ser un hombre". Antoni Reus (Santa Margalida) cree que "es un buen momento para replantearse el modelo de Estado, después de los resultados de las elecciones europeas y el proceso catalán".

Asimismo, el análisis de los factores que han llevado al Rey a anunciar la abdicación difiere de unos alcaldes a otros. Unos apuntan que la edad y la salud delicada son las principales causas, mientras que otros se refieren al "desgaste" acumulado en los últimos años, con el proceso judicial contra su yerno Iñaki Urdangarin, en el que también ha resultado imputada la infanta Cristina, como telón de fondo.

La mayoría de los regidores favorables a la continuidad del sistema monárquico creen que el sucesor, Felipe de Borbón, "está muy preparado" para asumir la jefatura del Estado. Los alcaldes más republicanos no entran a valorar la capacidad del futuro Rey e insisten en la necesidad de replantear un nuevo modelo para el país. Unos y otros valoran como muy positiva la abdicación.

Información elaborada por: Iñaki Moure, Tomeu Obrador, Joan Mora y Lorenzo Gutiérrez