"Si los comerciantes son libres para apuntarse, los ciudadanos discriminados por no tener la tarjeta 'del régimen' somos libres de no entrar en estos establecimientos". Así resumía un lector el conflicto por la Tarjeta Azul del PP balear, que ayer vivió un nuevo capítulo tras las declaraciones del presidente José Ramón Bauzá, que defendió la "libertad" de los comerciantes y acusó a MÉS de "prácticamente demonizar" a los que no piensan como ellos.

"¡Este Bauzá! Siempre que alguien critica alguna de sus estúpidas ideas, nos sale con su defensa de la 'Libertad' ¡Cómo si tuviera alguna idea de lo que significa esa palabra!", criticaba un lector, a lo que otro añadía que "estos del PP piensan que su mayoría absoluta quiere decir que la mayoría de ciudadanos les quiere, y parece que no se acuerdan que sólo les votaron un 27%, todos los demás no quieren PP, y por tanto, creando esta tarjeta, lo que han hecho es marcar con una cruz los comercios afines y, por tanto, quitarles clientes", afirmaba otro lector en la web de DIARIO de MALLORCA.

A pesar de la mayoría de críticos con la Tarjeta Azul, algunos también criticaron a la oposición: "No es coherente que Més vea una ilegalidad y no denuncie. Es una chorrada la tarjeta, también el boicot y todo el ruido al respecto. Si la oposición funciona así, tenemos PP para muchas legislaturas", decía uno de ellos, a lo que otro añadía que esto era "un asunto más para discutir de tonterías, mientras nos cuelan algo importante. Libertad es no comprar en los establecimientos adheridos a la Tarjeta Azul ¿Esto lo puede entender el presidente o lo tienen que explicar?".

El día anterior, las declaraciones de Mabel Cabrer, portavoz parlamentaria del PP, ya había sido muy criticada por calificar de "nazis" a la oposición, que había denunciado la Tarjeta Azul.