Algunos de los representantes sindicales de los trabajadores de la sanidad pública de las islas lamentaron el aluvión de cambios que se están dando en el organigrama directivo del Servei de Salut, una circunstancia que, lamentaron, "está afectando a la interlocución y que también repercute en el ámbito asistencial", sostuvo Jorge Tera, secretario general del sindicato de enfermería (SATSE) que recordó que en lo que llevamos de legislatura también ha habido cinco directores de recursos humanos (los interlocutores directos con los representantes sindicales de los 14.000 empleados del IB-Salut) y los cambios acontecidos en la subdirección de enfermería y cuidados.

Desde UGT, Miquel Ángel Romero suplicó "¡qué paren ya!" y recordó que la primera parte de esta legislatura ha sido el periodo más inestable del Servei de Salut, mientras que Miguel Lázaro, del Sindicato Médico, señaló que los cambios "desafían la capacidad amnésica de cualquier persona. Estamos ante una lista más larga que la de los reyes godos".