El Govern aprobó ayer los diez festivos con apertura comercial autorizada en contra de los criterios expuestos por las patronales isleñas, que se oponían radicalmente a la inclusión de cuatro jornadas en diciembre y querían rebajar esa cifra a tres.

El calendario de actividad comercial en festivo que finalmente se fijó ayer para 2014, con el apoyo de la patronal de grandes superficies (Anged), los consells insulars y la asociación de consumidores Nuredduna, incluye el 5 de enero (domingo), 1 de marzo (sábado), 17 de abril (Jueves Santo), 15 de agosto (viernes), 12 de octubre (domingo), 1 de noviembre (sábado), 6 de diciembre (sábado) y el 14, 21 y 28 de diciembre (domingos)

La jornada que generó las fricciones fue la del 14 de diciembre, que pretendía ser excluida por las dos patronales del comercio tradicional de Mallorca, Afedeco y Pimeco, que aceptaban un máximo de tres festivos en el último mes del año, pese a que en 2013 se han fijado cinco. UGT y USO tampoco querían superar la cifra de tres festivos en diciembre, mientras que CC OO apuntó la posibilidad de sumarse a los cuatro si se cambiaba el 6 de diciembre por el día 8. Al no aceptarse ese trueque, los tres sindicatos votaron en contra.

Mientras que el presidente de Afedeco, Pau Bellinfante, salió de la reunión del Consejo Asesor de Comercio considerando que el resultado de la misma "no ha sido ni chicha ni limonada", ya que al menos se ha bajado la cifra de festivos de diciembre de los cinco de este año a los cuatro de 2014, su homólogo en Pimeco, Bernat Coll, consideró especialmente grave que el conseller Joaquín García se decantara en favor de la postura defendida por las grandes superficies en lugar de hacerlo por la del comercio tradicional.

Otro punto que preocupa especialmente a Bellinfante y Coll es que el conseller confirmó que el ayuntamiento de Marratxí ha pedido ya que todo el municipio sea declarado zona de gran afluencia turística, lo que permite la apertura comercial en festivo a lo largo de toda la temporada alta. Las dos patronales han pedido que se rechace esta petición, al considerar que eso obligaría a Palma a dejar abrir también a todas sus grandes superficies.