El president José Ramón Bauzá replicó ayer a las duras críticas lanzadas por la líder del PSOE, Francina Armengol, contra la Ley de Símbolos, que definió como un instrumento del Ejecutivo para "cerrar la boca al que discrepa", afirmando que "este Govern es el que más ha hecho para asegurar la libertad". Armengol preguntó a Bauzá en el pleno del Parlament si consideraba que "una ley específica para arrinconar la libertad de expresión en las escuelas es propia de un gobierno democrático". La líder del PSOE sostuvo que la Ley de Símbolos del Govern está en contra del artículo 20 de la Constitución y de la Declaración de los Derechos Humanos, ya que "va en contra de la libertad de expresión" y establece la "censura previa" al obligar a los responsables de los edificios a pedir permiso para colocar símbolos distintos de las banderas oficiales. "El Consell Consultiu le dijo que era inconstitucional porque atentaba contra la libertad de expresión", recordó Armengol a Bauzá a quien le dijo que "su radicalidad extrema es preocupante". Además preguntó si consideraba "normal" que "un gobierno democrático se dedique a perseguir símbolos democráticos y no símbolos fascistas". Bauzá rechazó estas acusaciones y sostuvo que la Ley de Símbolos "sólo pretende algo tan simple como que en los espacios públicos estén los símbolos institucionales" ya que "los espacios públicos no son expositores ideológicos". Añadió que a Armengol "no le gusta que se cumpla la voluntad de la mayoría" y "cuando no le gusta algo lo lleva a los tribunales", mientras que el Govern "está para legislar la voluntad de las mayorías, no para legislar la suma de las minorías".