La asignatura pendiente del mercado laboral balear ha dado en octubre su primer paso positivo. El número de personas que llevan más de un año en situación de desempleo ha registrado un descenso muy limitado respecto al pasado año, del 1,2%, pero este paro de larga duración se suma finalmente a la evolución positiva que se venía detectando en el resto.

En concreto, las islas contabilizaron durante el mes pasado a 27.778 personas que llevaban un año o más sin poder acceder a un puesto de trabajo, lo que significa que uno de cada tres desempleados del archipiélago se encuentra en esta situación. Pero esta cifra implica que se ha dado una rebaja del 1,2% en relación al pasado año y del 0,7% respecto a septiembre.

Por contra, aparece un aumento interanual del 1,2% entre los que llevan menos de tres meses en el paro.