El grupo parlamentario popular trasladó ayer su total respaldo al proyecto de Ley de Símbolos del Govern que, según el diputado Miguel Jerez, responde a la necesidad de "proteger los símbolos" propios de las islas ante "amenazas dirigidas a confundir nuestra autonomía e identidad propias o a intentar sustituirla por simbología ajena que nada tiene que ver con Balears". Con estas palabras, se refería implícitamente a la bandera cuatribarrada de la que dijo que "no figura en el Estatut d´Autonomia y, por lo tanto, lo que no tiene cabida en nuestro ordenamiento jurídico no tiene cabida en otra ley".

Jerez defenderá hoy en el pleno del Parlament el proyecto de ley durante el debate de las enmiendas a la totalidad presentadas por el PSOE y Més, que serán rechazadas por el PP. La portavoz popular, Mabel Cabrer, sostuvo que se trata de una ley "centrada e imparcial", que se basa "en el respeto y la convivencia pacífica".

Ante la crítica de la oposición de que el PP pretende modificar con enmiendas el texto final de la Ley, que el Govern suavizó tras la advertencia del Consell Consultiu de que podría ser inconstitucional, con el fin de recuperar la redacción inicial, Jerez se limitó a insistir en que el proyecto del Govern "se ajusta a los criterios" del Consultiu ya que el Govern lo "adaptó" antes de aprobarlo para remitirlo al Parlament.

La oposición, sin embargo, insistió en este asunto. La diputada socialista Pilar Costa afirmó que "sorprende que el PP presente enmiendas parciales para volver a la redacción inicial con el fin de burlar" lo que le indicó el Consultiu, lo que supone una "utilización torticera del Parlament". Costa advirtió de que el PSOE volverá a pedir un informe a este organismo si sigue adelante la enmienda del PP.

La diputada socialista afirmó que la Ley de Símbolos del Govern es "un atentado contra la libertad de expresión, la libertad de cátedra y la libertad sindical" con el objetivo de "perseguir a los docentes" por su movilización en defensa de una "educación pública de calidad y en catalán" y "acabar con unos lazos verdes o cuatribarrados". Anunció, además, que en las enmiendas parciales el PSOE pedirá que se prohiba la exhibición de simbología fascista o nazi. En el mismo sentido se expresó Biel Barceló, portavoz de Més, quien calificó esta Ley de "absolutamente innecesaria" y sostuvo que el objetivo es el de "actuar contra la lengua y cultura propias", además de estar trufada de "toques autoritarios".