Tras las huelgas, los recursos judiciales, las presiones a los ayuntamientos y las manifestaciones y todo tipo de expresiones de rechazo al TIL (de concentraciones silenciosas y con velas a cenas con bocata frente a Educación), los docentes han decidido hacer una apuesta fuerte por la desobediencia. La llamada a la rebeldía al Tratamiento Integrado de Lenguas no es nueva, pero mientras antes se enfocaba sobre los consejos escolares, ahora apela directamente a la desobediencia de cada profesor.

Por un lado, la Assemblea de Docents difundió ayer un manifiesto con un mensaje rotundo: "Continuaremos enseñando en catalán"; mientras que el STEI-i hizo pública su intención de, junto a los otros sindicatos y otras entidades, plantarse y no seguir el calendario que marca el TIL "de una forma coordinada, masiva y unitaria"; una desobediencia que ya han empezado a organizar.

Los portavoces de la Assemblea presentaron por la mañana su campaña, con sus respectivos carteles y su manifiesto, en el que explican el porqué. El movimiento asambleario explica que el TIL es un "disparate pedagógico" que se vende con el objetivo de potenciar el inglés y que "se disfraza de modernidad y de respuesta a las necesidades laborales" cuando en realidad es fruto de un proyecto totalmente improvisado. Además, los docentes recuerdan los motivos que impulsaron el Decreto de Mínimos y la ley de Normalización Lingüística y que el castellano sigue "dominante en el entorno", con lo que al reducir la presencia de catalán "se hace imposible que los alumnos adquieran los conocimientos suficientes de esta lengua". También insisten en que el catalán es "la única forma de garantizar la cohesión social" y es un "derecho fundamental y universal" el poder enseñar en la lengua propia.

Los huelguistas saben que los expedientes a los directores de Maó sobrevuelan los institutos y los colegios, pero quieren ahuyentar ese fantasma asegurando a sus compañeros que "ante cualquier medida represiva que pudiera emprender la Administración" se comprometen a mantenerse unidos para apoyar y defender a los profesores que se sumen a la campaña. En las últimas asambleas, los profesores han hablado sobre la creación de una comisión jurídica para poder afrontar estos casos de forma unificada. Parte de los fondos de la caja de resistencia servirían para esta causa.

Desobediencia coordinada

El STEI-i también hizo público ayer que está organizando una campaña de desobediencia al calendario de aplicación del TIL, que están coordinando junto a los otros sindicatos de la Junta de Personal Docente (CC OO, FETE-UGT y ANPE) y entidades como la Plataforma Crida o la federación de asociaciones de padres, FAPA-COAPA.

Según explicó el sindicato se persiguen varios objetivos: dar respuesta a los profesores que aseguran no saber cómo aplicar el TIL ni cómo seguir manifestando su rechazo; y forzar a la conselleria de Educación a convocar de nuevo a los comités de huelga y retomar una negociación que lleva semanas en vía muerta. La campaña no llama a la rebeldía en ningún momento contra el TIL en sí, sino contra el calendario de aplicación que tumbó el TSJB y que, según recuerda el sindicato, no ha pasado ni por el Consell Escolar ni el Consultiu ni por mesa sectorial. Insisten en reclamar un TIL voluntario para este curso.

De momento, distribuirán unas hojas para que los profesores, directores y también los padres que quieran desobedecer así lo indiquen (de forma anónima). Tirarán para adelante si obtienen el respaldo de más de la mitad del personal de los centros. De momento, barajan tres posibles fechas para iniciar su campaña: 1 o 15 de diciembre u 8 de enero.