La Asociación de Familiares con Alzheimer de Mallorca (AFAM) se vio obligada a cerrar como consecuencia de dos sanciones interpuestas por la Administración, que suman 72.000 euros y que no ha podido asumir, ha informado la consellera de Bienestar Social del Consell de Mallorca, Catalina Cirer.

Además, un informe de la Sindicatura de Cuentas obliga a la asociación a devolver una subvención de 18.000 euros correspondiente a 2008 y que AFAM no justificó debidamente, ha señalado Cirer.

"La exigencia de la devolución de una subvención no es un capricho sino un requerimiento de la Sindicatura de Cuentas", ha apuntado Cirer en rueda de prensa tras la firma de un convenio de colaboración con la Consellería balear de Bienestar Social y Familia, en materia de valoración de abusos sexuales infantiles.

La consellera y presidenta del Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS) ha afirmado que las sanciones se refieren al incumplimiento por parte de AFAM de la normativa que se le exige a una entidad que da servicio a un colectivo específico como el que atendía la asociación.

Ha detallado que la primera sanción se produjo tras una denuncia de un extrabajador de la entidad en 2010, que obligó a una inspección y que dio como resultado una multa por 60.000 euros.

La otra sanción, de 12.000 euros, fue impuesta por la Administración en 2012, también tras una denuncia y la correspondiente inspección.

Cirer ha afirmado que siempre ha habido interés por parte del Consell de Mallorca por que la asociación pudiera asumir las sanciones, interpuestas por el incumplimiento de determinadas normas respecto al edificio y a la titulación de los técnicos que allí trabajaban.

La presidenta del IMAS ha asegurado que los 23 usuarios que AFAM tenía al momento del cierre han sido derivados a otro centro privado con el que la asociación llegó a un acuerdo.

Ha explicado también que sigue en contacto con la directiva de la asociación para encontrar alguna vía de solución, como lo demuestra la reunión que mantuvo con la entidad el pasado jueves.

Cirer ha insistido en que el Consell de Mallorca seguirá manteniendo contactos y reuniones con la directiva de la entidad, cuyo cierre ha sido motivo de preocupación incluso para la federación de asociaciones de familiares con Alzheimer, que se ha puesto en contacto con ella por este asunto.