El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha protagonizado la anécdota que nos deja este año su despacho con el Rey en Marivent. Tras departir con don Juan Carlos durante más de una hora, Rajoy ha comparecido ante los periodistas a quienes ha sorprendido con una confesión: "Estar en la maravillosa isla de Palma es un placer".

El lapsus del presidente no ha sentado muy bien a los mallorquines que, a través de las redes sociales, se han apresurado a recordarle que "Mallorca es la isla y Palma es su capital, señor presidente. ¿Tan difícil es?". Otros, echando mano de ironía, comentaban que "desde la isla de Palma, Marianito Rajoy se trasladará a la isla de Manacor. Y luego a las islas de Felanitx, Andratx y Pollença".