La Asociación de Directores de Educación Secundaria de Menorca (Adesme) lamentó ayer que la conselleria de Educación del Govern balear "sea desleal" con los responsables de los institutos sancionados y que "vulnere" la presunción de inocencia con la suspensión preventiva de empleo y sueldo de tres directores de la isla por no acatar el decreto de trilingüismo.

La asociación advirtió que será "muy difícil que el próximo curso escolar empiece con normalidad, tal como anuncia la consellera Juana María Camps".

El portavoz de Adesme, Rafel Andreu, manifestó que mantienen "esperanzas" de que el Ejecutivo autonómico rectifique tras leer las alegaciones que presentarán y agradeció las llamadas y muestras de apoyo que están recibiendo los expedientados.

"Nos acusan de no cumplir la ley, cuando la realidad es la contraria", declaró Andreu. Para el portavoz de Adesme, el decreto de trilingüismo presenta problemas de aplicación: "Es la conselleria de Educación quien ha creado una inseguridad jurídica enorme. Nosotros, que conocemos la normativa, ya advertimos que era un batiburrillo".

"Aun así tratamos de cumplir lo que nos piden, presentamos una propuesta de modificación del TIL (decreto de tratamiento integrado de lenguas) y su resultado son unos expedientes que suponen una deslealtad de la conselleria hacia sus funcionarios y su honestidad", afirmó Andreu.

"Se ha vulnerado nuestra presunción de inocencia con un castigo preventivo. La aplicación del TIL puede entrar dentro de la visión de quien gobierna, pero con la suspensión preventiva ya se nos ha considerado culpables", declaró.

"Tenemos la esperanza de que la conselleria se dé cuenta de que se ha equivocado cuando reciba nuestras alegaciones. En ellas volveremos a explicar que hemos hecho lo mismo que han hecho todos los directores de Balears", concluyó el portavoz de Adesme.