Un grupo de médicos ha pedido oficialmente al Colegio Oficial de Médicos de Balears (COMIB) que rompa las relaciones laborales que mantiene con el despacho Fiol y Abogados S.L. en cuestiones de asesoría jurídica. La petición se produce después de que Santiago Fiol Amengual fuera condenado a 18 meses de prisión, siete años de inhabilitación y al pago de 150.000 euros por el caso Can Domenge.

"No nos parece adecuado que la institución que representa a todos los colegiados de la comunidad autónoma de las Illes Balears siga vinculada laboralmente con una persona condenada en un caso de corrupción", afirma el grupo de médicos en un comunicado tras presentar el viernes un escrito con registro de entrada en el Colegio con sus peticiones.

Cinco de los médicos que realizan la petición (Nieves de Meer, Carlos Ferret, Carmen Ortuño, Alberto Enseñat y García Romanos) han formado parte de la Junta de Gobierno del COMIB y otra, Antonia Moreno, pertenece aún a la actual Junta.

En su comunicado, afirman que ya en noviembre de 2010 varios miembros de la Junta de Gobierno del Colegio plantearon "el cese temporal" del despacho Fiol como asesoría jurídica del Colegio, al entender que "esta medida cautelar podía evitar en el futuro un posible daño irreparable para la buena imagen de la institución en el caso de que finalmente fuera condenado", como así ha sido. "Fuimos ignorados y ni siquiera nos dejaron plantear la propuesta ante la Asamblea General de Colegiados", explican.

Añaden que en el último pleno de la Junta de Gobierno del Colegio, celebrado, el pasado miércoles, "sorprendentemente no hubo ningún comentario ni aclaración ni explicación al respecto" por parte del presidente del Colegio, Antoni Bennàssar, "pese a la gravedad de los hechos acaecidos" que son "de relevancia pública".