La Plataforma Crida, que aglutina docentes, alumnado, padres y madres, y ciudadanía en general, ha expresado su "su más absoluto rechazo" a las sanciones que la Consellería de Educación, Cultura y Universidades ha impuesto a los directores de los institutos Joan Ramis y Ramis, Cap de Llevant y Pasqual Calbó i Caldés de Mahón por no aplicar el decreto de trilingüismo.

Según señala la plataforma en un comunicado estas sanciones suponen "una nueva prueba de su talante antidemocrático, autoritario y no ajustado a ley".

Crida ha hecho un llamamiento a los equipos directivos de todos los centros educativos de las islas para que, como el del instituto Berenguer d'Anoia de Inca, presenten su dimisión inmediata en protesta a "una administración que actúa de forma contraria y enfrentada a la comunidad educativa".

La plataforma se ha puesto a disposición de los directores expedientados para emprender las acciones que sean necesarias, legales y de movilización, en defensa de sus derechos, personales y profesionales.