La pobreza económica en Baleares ha aumentado un 40 % entre los años 2006 y 2011 y un 79 % entre 2008 y 2011, según recoge el informe "Desarrollo humano y pobreza en España" de la Fundación Bancaja-Ivie.

El índice de "pobreza económica" se construye con las variables de pobreza material y exclusión social (tasa de paro de larga duración), mientras que la "pobreza material" es el grado de privación relativa en la capacidad de consumo de las familias.

El Instituto de Política Familiar de Baleares (IPFB) ha publicitado en un comunicado algunos datos de este estudio donde se explica que el incremento de la pobreza varía según el aspecto que se considere.

La pobreza económica ha aumentado de forma pronunciada, afirma la Fundación Bancaja-Ivie, por la acumulación del efecto de pérdida de renta y el incremento del desempleo de larga duración. La pobreza en capital humano (educación y salud) se ha reducido debido a la poca sensibilidad a corto plazo de la esperanza de vida y a la elevada tasa de abandono temprano de los estudios.

Entre 2006 y 2011 los niveles de pobreza económica en Baleares han empeorado por encima de la media nacional, que se situó en el 17 %. Entre 2008, cuando se produce el pico del ciclo, y 2011 se observa un incremento sustancial de la pobreza económica en las islas del 79 %, situándose Baleares como la cuarta comunidad por detrás de Canarias, Andalucía y Aragón.

La evolución de la pobreza económica en las comunidades autónomas ha sido muy distinta con respecto a los diferentes indicadores. En 2011 la diversidad entre los territorios es mucho mayor de lo que lo era en 2006.

Con los datos disponibles, el IPFB advierte de que continúa el empeoramiento de los niveles de pobreza económica en Baleares debido a la caída en la renta y al aumento del desempleo de larga duración. Ante estos datos, el IPFB pide al Govern la "urgente" puesta en marcha de un Plan Integral de Ayuda a la Familia que palíe el aumento de la pobreza económica de las familias, que en los últimos años está siendo "dramática".