El ayuntamiento de Calvià apuesta fuerte por la política de deshacerse de patrimonio municipal como vía de conseguir una aportación extra en un momento económico donde los ingresos de las administraciones municipales se reducen a la mínima expresión. En las últimas semanas, el Consistorio ha sacado a la venta dos solares municipales por un valor total de 2,3 millones. Los terrenos se encuentran en el polígono de Son Bugadelles (Santa Ponça) y en la urbanización de Ses Planes, en Palmanova.

Este último es el solar más significativo, tanto por sus grandes dimensiones (asciende a 4.372 metros cuadrados) como por el precio que se ha establecido para la enajenación, 1,5 millones de euros. Se sitúa cerca de Son Caliu, entre la autovía Palma-Andratx, un club de tenis y el complejo del antiguo Club de Hielo, por lo que su céntrica ubicación constituye un importante atractivo para los posibles interesados. El terreno está calificado como zona comercial y la altura máxima que se puede construir es de dos plantas.

Polígono de Son Bugadelles

En lo que se refiere al segundo solar que sale al mercado a través de un procedimiento abierto de adjudicación, se trata de unos terrenos situados en la calle Alicante del polígono de Son Bugadelles, cerca de la sede de la televisión autonómica IB3, y tiene una superficie total de 1.052 metros cuadrados. El Ayuntamiento calvianer ha valorado el precio de la parcela en 793.000 euros.

En las bases de ambos procesos licitadores, se especifica que la adjudicación "se hará a la oferta más ventajosa económicamente, utilizando por tanto como único criterio de adjudicación el del precio". No es ésta la única operación de venta de patrimonio municipal en la que se ha embarcado el Consistorio calvianer.

Plazas de aparcamiento

El pasado verano, salieron a subasta cinco locales comerciales y 48 plazas de aparcamiento de propiedad municipal en los núcleos de Son Ferrer, urbanización Galatzó y Calvià vila.

Y, remontándose a la anterior legislatura, el equipo de gobierno licitó entonces 13 solares por un valor total de 9,3 millones, sin que la convocatoria tuviese mucho éxito. Además, fue impugnada por la oposición socialista y un juez les dio la razón.