Bartomeu Vicens, el exportavoz autonómico de Unió Mallorquina, que está en prisión por corrupción política, tiene derecho a disfrutar de sus primeras salidas de la cárcel. Así lo ha decidido la magistrada Francisca Ramis, presidenta de la Sala Primera de la Audiencia, en contra del criterio de la juez de vigilancia penitenciaria, que se opuso a autorizar la salida de Vicens porque tenía otros casos pendientes. En contra del criterio de la fiscalía Anticorrupción, el tribunal ha estimado el recurso que planteó el abogado defensor Jaime Campaner.

El exconseller de UM está en prisión cumpliendo una condena de tres años de cárcel por regalar dinero público a su contable. Aunque es cierto que la Audiencia también le ha condenado hace poco a otros tres años de cárcel por unos hechos parecidos, está sentencia todavía no es firme porque ha sido recurrida.

El pasado mes de octubre Vicens ya cumplió las tres cuartas partes de esta primera condena. Terminará de cumplir toda la sentencia el próximo 4 de julio de 2013. Por tanto, ya podría disfrutar de sus primeras salidas. Sin embargo, el juez lo rechazó, bajo el argumento de que el interno tenía, cómo mínimo, otras dos causas pendientes y otros dos juicios en los que ya se había formulado acusación, sin olvidarse de la segunda condena que se le impuso por malversación.

El tribunal, para aceptar el recurso de la defensa, ha tenido muy en cuenta que el comportamiento de Bartomeu Vicens en prisión ha sido correcto en todo momento, tanto en su trato con los otros presos como con los funcionarios. De hecho, está adaptado al régimen que le impone la cárcel. Los trabajadores de prisión han confirmado que desempeña los trabajos que le indican con responsabilidad y eficacia y, además, no ha tenido ningún expediente disciplinario. El expolítico ha reconocido los hechos y se ha mostrado arrepentido por las consecuencias que han tenido para él y para su familia.

El tribunal sostiene que no es motivo suficiente para denegar la salida de un preso porque tiene pendientes otros asuntos. La Sala recuerda que por encima de todo prima el derecho a la presunción de inocencia y el hecho de que Vicens debe ser juzgado de nuevo por otros asuntos de corrupción, no por ello se le debe ya considerar culpable.

Con este argumento, y con la finalidad de que el preso empiece a preparar "su reincorporación a la vida libre y resulte así facilitada su futura reinserción en la sociedad", el tribunal ordena a la cárcel de Palma que conceda permisos de salida a Vicens.

Sin embargo, el auto condiciona estas salidas. Cuando Vicens esté en libertad, cada día deberá presentarse en una comisaría de Policía. Tampoco podrá salir del país.

Bartomeu Vicens podría salir en las fechas navideñas.