Carlos López, periodista uruguayo residente en Japón, podría no haber llamado para avisar de los mensajes que colgaba en la red Juan Manuel Morales, un joven mallorquín admirador de los autores de la matanza de Columbine. José Antonio Ramón, el agente de la Policía Local de Palma, podría no haber hecho caso de esa llamada. La Policía Nacional, y en concreto, la Brigada Provincial de Información, podría haber cometido alguna equivocación en su investigación sobre Morales o podría haber llegado tarde. Pero no fue así. Y el pasado 3 de octubre el joven fue detenido cuando recibía el material para elaborar unos explosivos que había pensado colocar en el campus de la Universitat.

Ayer fue el día para aplaudir la labor de estos tres agentes implicados en la detención de Morales: el periodista, la Policía Local y la Policía Nacional. La delegada de Gobierno, Teresa Palmer, acompañada del director general de la Policía, Ignacio Cosidó, les homenajearon ayer por su trabajo y colaboración en la ´Operación Columbainero´.

Valentía y ejemplaridad

Parecía que no bastaban las palabras de elogio para "los más directos protagonistas" de esta historia. Palmer destacó su "valentía, ejemplaridad ciudadana y espíritu de colaboración".

Alabó la iniciativa de López; la correcta valoración del tema que hizo Ramón cuando le llegó esa lejana llamada (aunque según indicó el agente al principio pensó que se trataba de una broma) y los cinco meses de "investigación secreta, prudente e inmaculada" de los miembros de la Brigada Provincial de Información. "Estamos en deuda con vosotros", señaló la delegada de Gobierno, "por que este macabro suceso ha quedado neutralizado en sus orígenes".

El periodista Carlos López, que ha viajado a Mallorca de la mano del Grupo Barceló, habló a continuación, para señalar que igual que David contra Goliat él hizo "lo que sabía hacer": "Buscar el teléfono y avisar". López habló con modestia e insistió que "los héroes son los policías". Finalmente agradeció el reconocimiento ofrecido por Delegación de Gobierno.

Ignacio Cosidó, director general de la Policía, consideró que la ´Operación Columbainero´ es un "ejemplo perfecto y exitoso" de la importancia de la coordinación y colaboración entre los distintos cuerpos policiales y también entre los ciudadanos y los agentes. Asimismo, la investigación del caso y finalmente la detención de Morales también son una muestra del trabajo de prevención que lleva a cabo la Policía: "Una tarea silenciosa, constante y esencial".

En este caso, según Cosidó, la colaboración ciudadana ha vuelto a ser "un pilar" para la acción policial y de nuevo ha servido para potenciar "la capacidad preventiva de la Policía". Cosidó también alabó el "compromiso social" y el "instinto" de López, "propio de los buenos periodistas". El director general de Policía quiso aprovechar su parlamento para lanzar una reflexión sobre los riesgos que pueden esconderse en las redes sociales; algo contra lo que aseguró ya están trabajando con brigadas específicas para este tipo de delitos.

A continuación, se entregaron unas placas de reconocimiento al jefe superior del Cuerpo Nacional de Policía, Antonio Jarabo; al intendente jefe de la Policía Local, Antonio Vera, y al periodista Carlos López.