La coalición que lidera el PSM y en la que se integran IV y Entesa registró ayer en el Parlament una proposición de Ley de Residuos para Balears que, entre otras medidas, incluye el impulso a "todo lo que tenga que ver con la prevención y valorización de residuos, no solo energética sino sobretodo de reciclaje y recuperación", lo que supondría, junto a los beneficios mediambientales, "la creación de unos 2.000 puestos de trabajo, según distintos estudios".

David Abril, dirigente de la coalición econacionalista, explicó el contenido de esta propuesta en la que se incluye la prohibición de "importar residuos de fuera de Balears" para tratarlos en la incineradora de Son Reus, como pretende el PP. Además, el texto "abre la puerta a la revisión del contrato con Tirme", la empresa concesionaria de la incineradora. Junto a ello, "se deja clara la jerarquía de la gestión de residuos", de tal modo que la incineración sea "la última opción" una vez agotadas las vías de reducción y reciclaje de residuos.