La acusación popular en nombre del sindicato de funcionarios Manos Limpias ha pedido al instructor del caso Palma Arena que disponga un careo entre Iñaki Urdangarin y Diego Torres, dos de los principales imputados. La solicitud nace de las aparentes divergencias mantenidas por los encausados en sus declaraciones. Urdangarin, que depuso durante dos días, atribuyó a su examigo y antiguo socio Diego Torres la gestión administrativa y financiera del "grupo" Nóos, excepto su empresa Aizoon. El duque de Palma fue más lejos y acusó a Torres de sustraerle un talonario de cheques para vaciar una cuenta corriente y de suplantar su identidad en un concurso público. Urdangarin limitó su rol al de presidente institucional de Nóos. Torres se acogió a su derecho a no declarar el 11 de febrero. Antes sostuvo que Urdangarin era presidente, pero también tomó decisiones. Por otro lado, Esquerra Republicana ha pedido al Gobierno que cuantifique el coste de la declaración de Urdangarin en seguridad y la estancia en Marivent.