Miguel Ángel Bonet, exsecretario del Ibatur con el Partido Popular y exgerente del IB-Blau con Unió Mallorquina, viajó al extranjero con gastos pagados por la asociación Bitácora, una asociación empresarial vinculada a su pareja sentimental y que recibió cientos de miles de euros del instituto público gestionado por él .

El juez de instrucción número dos de Palma, Pedro Barceló, investiga el presunto desvío de fondos de la conselleria de Turismo en la pasada legislatura a Bitácora, una asociación creada por un grupo de empresarios del sector náutico: Cristina Sastre, Silvia Riera, Baltasar y Magdalena Estarellas, esta última compañera de Bonet.

Según explicó ayer Cristina Sastre, expresidenta de la federación española de alquiler náutico, un grupo de empresarios ideó crear Bitácora, “una asociación abierta a todos los entes que trabajaban en el sector náutico, entre ellos la propia Administración y el IB-Blau” y destinada a potenciar el turismo de alquiler de barcos.

Según la fiscalía anticorrupción, los promotores de Bitácora se sirvieron de la relación sentimental de Bonet con Estarellas para conseguir cientos de miles de euros del IB-Blau, que desviaron a sus empresas particulares. El gerente del instituto público era el encargado de validar todas las facturas que se presentaban al Govern desde las empresas de los responsables de Bitácora, cuya primera sede fue el domicilio particular de la pareja Bonet-Estarellas.

La asociación fue creada en 2007, casi a la par con la constitución de Nautic Hollidays, una de las empresas destinatarias de los fondos del IB-Blau y donde trabajaba como comercial Magdalena Estarellas.

Cristina Sastre, defendida por Jaume Campaner, explicó que presentaron su proyecto al entonces conseller de Turismo de UM Francesc Buils, “al que le encantó la idea” y quien les dio todo su apoyo. En marzo del 2008 IB-Blau dio los primeros 600.000 euros a Bitácora y en agosto firmó un segundo convenio para entregarle otros 800.000 euros.

Respecto a la posible incompatibilidad de que Bonet diera fondos públicos a una empresa de su compañera sentimental, Sastre manifestó que se enteró de esa relación en abril del 2008. Por ello la junta de Bitácora decidió que Magdalena Estarellas se debía apartar de la asociación.

Niega la incompatibilidad

Bitácora fue presentado por la imputada como una especie de consorcio público-privado. Entre sus actividades destacaron viajes promocionales al extranjero (París, Dusseldorf, y los países escandinavos). La asociación pagó a Bonet los vuelos y los hoteles a París y Alemania. Su mujer también se desplazó a esos lugares en calidad de empleada de Nautic Hollidays.

Bonet, que está imputado también por supuesto desvío de fondos públicos cuando era secretario del Ibatur y que el sábado declarará en la pieza separada de Urdangarin del caso Palma Arena, también como encausado, negó haber incurrido en incompatibilidad.

El exasesor jurídico del Govern sostuvo que no dio un trato de favor a Bitácora desde el IB-Blau, ya que para entonces su novia ya se había apartado de la asociación.

Bonet explicó que el conseller Buils, imputado también en otras causas de presunta corrupción y defendido por Mateo Sedano y Matías Barón, le ordenó que estudiara la manera legal de patrocinar el proyecto de Bitácora.

Según el declarante, fue el conseller quien tomó la decisión de firmar un convenio con la entidad, que era el sistema habitual.