La supuesta filtración al PP de Inca de listados confidenciales de enfermos ingresados en el hospital comarcal para uso electoralista llega al juez. El Servei de Salut, dependiente de la conselleria de Sanidad, interpuso ayer mismo ante el juzgado de guardia de Inca una denuncia para que se investigue quién o quiénes han sido los autores de "una fuga de información desde el hospital al Ayuntamiento" de la capital del Raiguer, que la propia Conselleria "ha constatado" tras concluir una investigación interna, han informado fuentes próximas al caso.

La difusión de datos personales privados a terceros está prohibido por ley –máxime cuando se trata, como en este caso, de información muy íntima sobre la salud– y puede ser castigada con penas de hasta cuatro años de prisión por vulneración de la intimidad.

El pasado 5 de noviembre, DIARIO de MALLORCA desveló que varios concejales del PP inquer manejan listas con los nombres de los pacientes que convalecen en el hospital, sus direcciones, teléfonos y número de la habitación en la que se encuentran. La información se la facilita periódicamente gente del propio hospital, con el objetivo de que una comitiva municipal pueda visitar a los vecinos del municipio ingresados. Unas visitas que los partidos en la oposición, PSOE y PSM, tachan de "electoralistas" y "vergonzosas".

Fuentes del centro sanitario han revelado a este diario el presunto modus operandi de la edil de Sanidad, Policía y Funeraria, la ´popular´ Margarita Horrach, y su compañero visitante, el concejal José Pastor: A veces les dejan los listados en un sobre cerrado en la recepción, y en otras alguien del centro se los entrega en mano. Asimismo, desde el Instituto de Secundaria Pau Casesnoves de Inca, donde la concejala Horrach trabaja de ordenanza, han asegurado que en ocasiones reciben por fax desde el hospital las listas con los datos de los pacientes, y que la edil recoge de inmediato.

Horrach ha admitido que lleva a cabo las visitas a los enfermos de Inca, pero niega que le filtren las listas desde el hospital, y también desmiente que se las manden por fax. Afirma que únicamente se entera "por la calle" de los vecinos que están ingresados. Sin embargo, multitud de pacientes han explicado a este diario que la regidora cuando entra en la habitación sabe perfectamente el nombre y apellido del paciente, pese a que no le conozca, puesto que pregunta en voz alta por él.

Tanto Horrach como el gerente del hospital, Federico Álvarez –cargo de confianza de UM–, han caído en contradicciones a la hora de explicar lo que ocurre en el centro. Álvarez dijo desconocer si los ediles visitaban a los pacientes, cuando varios de ellos se lo han denunciado al sentirse violentados por la irrupción de políticos del PP en su ámbito privado. De hecho, en febrero del año pasado el ex alcalde de Inca Pere Rotger llegó a pedir por escrito, con sello del Ayuntamiento, los listados a Álvarez, alegando que hasta el momento la información no les llegaba por el boca a boca, sino "de manera informal por personal del hospital".