Los empleados públicos del sector sanitario consideraron ayer un "abuso" por parte de la Administración el hecho de obligarles a pagar por el parking de Son Espases porque, dijeron, modifica sus condiciones laborales con respecto a Son Dureta, donde el aparcamiento para los trabajadores es gratuito.

El Ib-Salut reveló ayer que los empleados pagarán el 50% del coste del aparcamiento gracias a un acuerdo alcanzado con la concesionaria del nuevo centro sanitario, empresa que gestiona el parking privado. Pese a esta rebaja, el abono mensual que deberán satisfacer los trabajadores que quieran ir a trabajar en su vehículo privado queda fijado en 25 euros o en dos euros diarios si no quieren coger el abono. Los ciudadanos pagarán la misma tarifa que está fijada para los aparcamientos de concesión municipal, afirmó el Servei de Salut.

Aurelio Martínez, secretario general de la Federación de Servicios Públicos de UGT, criticó que "se está jugando con el salario de los trabajadores. Es un abuso por parte de la Administración porque se están modificando las condiciones laborales de los empleados de la sanidad pública, que ahora deberán pagar por aparcar cuando en Son Dureta no lo hacían. Cualquier empresa privada hubiera pactado una solución con sus trabajadores".

Manel García, de CCOO, consideró "inaceptable pagar por el aparcamiento cuando ya estamos financiando la sanidad pública con nuestros impuestos. Y los mismo pasa con los usuarios, que también que tendrán que pagar dos veces por la misma prestación".

Desde el Sindicato Médico, su portavoz hospitalario, Miguel Lázaro, se mostró muy beligerante con el hecho de tener que pagar por el parking cuando ni en Son Dureta ni en otros hospitales públicos como Inca, Manacor o Son Llàtzer hay que pagar nada por usar los espacios destinados para aparcamiento.

Lázaro pidió una moratoria para el pago de este servicio de varios años, al menos mientras dure la crisis económica que, recordó, está afectando seriamente a los empleados públicos con medidas como la de recortarles sus salarios un cinco por ciento.

Por todo ello, Lázaro propuso que el dinero que se recauda en el hospital de referencia por la atención a ciudadanos extranjeros o pacientes de seguros privados se destinara a pagar este aparcamiento. Desde el Servei de Salut le contestaron que esto es imposible porque estas partidas están presupuestadas como ingresos que van destinados a las prestaciones sanitarias, según explicaron fuentes asistentes a la reunión celebrada ayer en el Ib-Salut en la que se informó más exhaustivamente a los sindicatos de la mesa de sanidad sobre los planes del traslado a Son Espases, se comunicó a los trabajadores el precio cerrado de la plaza de aparcamiento en Son Espases y, por último, se comenzó a hablar de los cambios de turnos que afectarán fundamentalmente a enfermeras, auxiliares de enfermería y celadores.

Entrando en detalles sobre el acuerdo alcanzado entre el Ib-Salut y la concesionaria de Son Espases que explotará comercialmente el aparcamiento durante los próximos 29 años, unos 2.600 trabajadores tendrán una bonificación del 50% con lo que el abono mensual se situará en torno a los 25 euros, según explicó el director general del Servei de Salut, Josep Pomar, que recordó que el contrato con la concesionaria hablaba inicialmente de 49 euros por plaza de parking.

"Hemos conseguido negociar esta rebaja cediéndoles 300 de las 400 plazas que iban a quedar reservadas para el Servei de Salut. De este modo sólo habrá cien plazas para pacientes especiales que necesiten facilidades para aparcar como los que reciben tratamiento oncológico o de hemodiálisis", reveló Pomar, que recalcó que "todos los trabajadores, hasta el director general, pagarán por usar el parking".

De las 2.600 plazas de aparcamiento subvencionadas, 1.400 (1.100 reservadas al personal del turno de mañana y 300 para el de tarde) tendrán un abono por un precio final de 25 euros mensuales.

Las otras 1.200 plazas de aparcamiento bonificado se repartirán en 300 para el turno de mañana; 300 para el turno de tarde; y 300 para el de noche por un precio de dos euros por jornada; y otras 300 plazas más se reservarán para los trabajadores fijos del turno de noche por 20 euros mensuales.