El PP ha tachado de "absurdo" el retraso de unos diez días del traslado de los enfermos al nuevo Hospital Son Espases anunciado hoy por el conseller de Salud, Vicenç Thomás, al considerar que se hará en una época de mucha presión asistencial.

Así lo expresa el partido en un comunicado después de que Thomàs haya anunciado esta tarde el retraso el traslado de enfermos al nuevo hospital, previsto en principio entre los días 6 y 8 de diciembre, al fin de semana del día 19 de ese mes, con el objetivo de que los profesionales tengan un "periodo de aclimatación".

Para el Partido Popular, el aplazamiento, además de no solucionar el problema, "lo acrecienta porque coincidirá con la época de mayor presión asistencial en los centros sanitarios".

El partido justifica esta afirmación en que en esa época se produce un agudizamiento de las patologías crónicas de pacientes con problemas cardiovasculares y respiratorios, que acuden a los servicios de urgencias hospitalarios derivados desde los centros de salud.

A esto le suma la campaña de gripe, añade el PP, "en pleno auge en el mes de diciembre".

"Este retraso, aunque sea irrisorio, confirma que la fecha para el mismo responde a motivos electoralistas del Govern. Estoy convencida de que se habría hecho un calendario más prudente si las elecciones no estuvieran a la vuelta de la esquina", manifiesta en la nota la diputada popular Aina Castillo.

Según el PP, el traslado a Son Espases implicará una gran presión asistencial en servicios de urgencias como el del Hospital Son Llàtzer de Palma, que además de continuar con su actividad asistencial habitual, médica y quirúrgica, asumirá la patología quirúrgica de varias especialidades de Son Dureta.

"La mejor época del año para el traslado son los meses de mayo o junio, o como mínimo el mes de febrero, cuando la presión asistencial es menor y se pueden dedicar más recursos, tanto humanos como materiales", afirma el PP.

De esta manera, continúa, se podría iniciar una reserva de camas en hospitales, los profesionales podrían adaptarse de forma progresiva al nuevo edificio y al programa informático puesto en marcha.