El director de la agencia de publicidad Nimbus, Miquel Romero, ha defendido ante el juez instructor del caso Palma Arena, José Castro, la legalidad del concurso que convocó el Govern del PP en la pasada legislatura y por el que fue contratada esta empresa para un proyecto de asesoramiento y elaboración de discursos, negando así que esta empresa sirviese de mediadora para favorecer la contratación directa del periodista Antonio Alemany por parte del Ejecutivo autonómico.

Romero ha sido interrogado en calidad de imputado durante más de tres horas por el titular del Juzgado de Instrucción número 3, en presencia del fiscal Pedro Horrach y los letrados personados en la pieza número 2 del caso, y durante su extensa comparecencia ha recordado que Nimbus, investigada por haber servido como presunta intermediaria para financiar de forma ilegal al PP, se presentó a este concurso y le fue finalmente concedido, por lo que ha rechazado así cualquier tipo de irregularidad en el proceso.

Una vez adjudicado el proyecto, ha explicado a preguntas de la abogada de la Comunidad Autónoma, Mari Ángeles Berrocal, fue subcontratado Alemany para la asesoría y la elaboración de discursos del entonces presidente del Govern y principal imputado en esta causa, Jaume Matas, rebatiendo de este modo los indicios que apuntan a contratación presuntamente amañada, sirviéndose el Govern de la mediación de Nimbus para simular la contratación del periodista, según han señalado fuentes jurídicas a Europa Press.

A tenor de las indagaciones efectuadas al respecto, cada mes Nimbus cobró 4.000 euros por estos presuntos trabajos de asesoramiento y comunicación, cantidad que a su vez coincide con la percibía Alemany de la agencia publicitaria, por lo que se sospecha que fue contratado directamente por el Govern. Además, las investigaciones apuntan a que el Govern tramitó por vía de urgencia a principios del pasado mandato este concurso público y que la única empresa que se presentó al concurso fue Nimbus.

Mientras tanto, el imputado ha sido interrogado sobre la relación mantenida entre Nimbus y uno de los medios de comunicación propiedad de Alemany, Libertad Balear. En este sentido, ha aseverado que los únicos contactos que hubo se produjeron coincidiendo con la puesta en marcha del diario digital, ya que Alemany acudió a Nimbus para buscar una fórmula con la que publicitar el nuevo medio, aunque finalmente no alcanzaron ningún tipo de acuerdo ni se llevó a cabo ningún trabajo.

Así lo ha expresado Romero, quien ha incidido en este sentido en que a Libertad Balear le interesaba ver qué posibilidades tenía de darse a conocer. Tras delegar Nimbus diversos proyectos a otras empresas, la agencia desistió dos meses después en la propuesta de Alemany, tal y como ha explicado el inculpado.

Cabe señalar que estaba previsto que Romero prestase declaración tanto en el marco de esta pieza como en la 20 y la 23, aunque finalmente ha comparecido en la 2 y en parte de la 23, quedado suspendidos el resto de este fleco y su declaración en la 20, pendientes de nuevo señalamiento.

En concreto, el encausado iba a ser inquirido, dentro de la pieza 20, sobre las facturas emitidas por su agencia en relación a los hermanos y arquitectos Luis y Jaime García Ruíz, contratados de forma presuntamente ilícita durante la construcción del velódromo y quienes percibieron unos 8,5 millones de euros en concepto de honorarios. Asimismo, estaba previsto que Castro le interrogase, en el marco de la pieza 23, sobre facturas emitidas por Nimbus en este caso a la Fundació Illesport, el Govern y el consorcio para la construcción del Palma Arena.

FLAQUER Y BONET, EL VIERNES

Las declaraciones dentro de este caso, que investiga un presunto desvío de más de cincuenta millones de euros a través de la ejecución del velódromo, su posible relación con el enriquecimiento de Matas y la supuesta financiación ilegal del PP, proseguirán el viernes con la comparecencia del ex conseller de Turismo y diputado del PP, Joan Flaquer, también como encausado y en su caso dentro de la pieza 14, relacionada con las irregularidades que se habrían cometido en relación a un convenio suscrito por el Instituto Balear de Turismo (Ibatur) para patrocinar el Mundial de Ciclismo que se celebró en el velódromo palmesano.

Ese mismo día también está prevista la comparecencia del que fuera secretario y asesor jurídico del Ibatur, Miquel Àngel Bonet, defendido por Gaspar Oliver. Flaquer, asistido por Ernesto Florit, ya compareció ante el juez el pasado 18 de febrero como testigo, y en su declaración reconoció que no realizó un "detenido examen" del convenio de patrocinio que firmó en 2007 por valor de 350.000 euros a favor de Nimbus, "convencido de estar suscribiendo un patrocinio como tantos otros".