El portavoz parlamentario del PSOE, Antonio Diéguez, y el concejal de dicho partido en Inca Virgilio Moreno criticaron ayer las visitas "con cariz electoralista" que realizan los concejales del PP de Inca a enfermos del hospital, supuestamente manejando datos confidenciales de los pacientes.

A Diéguez todo este asunto le recuerda "al intento desesperado de buscar votos de todas partes cuando el caso Mapau, en la primera época del Govern de Jaume Matas. Entonces prometían regalos imposibles a emigrantes argentinos para que votaran por Formentera, y en este caso persiguen el voto de gente desvalida en un hospital". Diéguez no tiene ninguna duda de que las visitas de los ediles del PP responden únicamente a un motivo electoral: "Si se tratara de ofrecer un servicio o asistencia social, irían los técnicos municipales, pero no, los que van a ver a los enfermos son directamente concejales, por una cuestión política. Hacen lo que sea para sacar votos, porque ven peligrar la mayoría absoluta", sentenció el socialista.

Diéguez criticó que José Ramón Bauzá, presidente del PP balear, haya convocado varias comidas en Inca desde que estalló el escándalo "para respaldar al alcalde Rafael Torres, lo que sorprende bastante". Estas visitas políticas al hospital de Inca son algo "humanamente vergonzoso", afirmó Diéguez, quien no descartó denunciar el caso ante la autoridad judicial después de analizar la documentación que el PSOE ha solicitado al respecto en el Ayuntamiento de Inca. Por su lado, Moreno reprochó a Torres que pretenda endosarles la autoría de la filtración, y lo atribuyó a "los nervios" del alcalde, que ha accedido al cargo "sin la buena acogida que esperaba y teme una derrota electoral".

Protección de datos

En otro orden, la Agencia de Protección de datos aclaró ayer que podría actuar por dos vías: Si recibe una denuncia –lo que ya ha anunciado UGT–, o de oficio, si tras estudiar lo publicado por este diario sobre el presunto uso del PP de listados de enfermos se deduce que se vulneró la ley.