El hospital de Son Espases tendrá el lunes su estreno y atenderá a sus primeros 120 pacientes en consultas externas. Todos ellos han sido avisados telefónicamente y saben que el lunes serán recibidos por sus médicos especialistas en las flamantes nuevas consultas del centro sanitario de referencia de las islas que ya ha tomado el relevo del viejo Son Dureta y empieza ahora su carrera asistencial.

Para atenuar la carga laboral de los profesionales sanitarios durante el cambio de programa informático, en consultas externas de los diferentes servicios médicos de Son Dureta se han visto una media de un veinte por ciento menos de pacientes durante los últimos meses, según aseguraron miembros de los equipos del Servei de Salut que están dedicados exclusivamente al traslado al nuevo centro de referencia de la carretera de Valldemossa.

Para evitar que los pacientes citados el lunes se pierdan por los enormes pasillos de la nueva infraestructura sanitaria, el Servei de Salut prevé disponer una serie de guías y de celadores que señalen a los usuarios la ubicación de los diferentes servicios y consultas.

Asimismo, se ha previsto colocar durante los primeros días del cambio de las consultas externas un autobús lanzadera en Son Dureta para poder trasladar con rapidez a los enfermos que tengan un lapsus de memoria o que, por la costumbre adquirida a lo largo de muchos años, se presenten a la cita médica en el viejo hospital de Son Dureta.

Las servicios que pasarán consulta desde el lunes en Son Espases son los de traumatalogía para adultos, dermatología y oncología, señalaron desde el Ib-Salut. Otras fuentes añadieron que también se habilitará una sala de rayos por si fuera necesario realizar alguna prueba diagnóstica en estas consultas. También se trasladan la próxima semana a Son Espases los servicios de rehabilitación, reumatología, anestesia, cirugía plástica y el servicio de enfermería de úlceras por presión (una prestación de curas para los pacientes que sufren estas lesiones a consecuencia de su movilidad reducida).

El servicio de Otorrinolaringología también pasará consulta la próxima semana en Son Espases, pero a partir del miércoles. Por este motivo, desde hoy no habrá consultas de otorrino en Son Dureta ya que el equipo médico de esta especialidad estará a caballo entre el viejo y el nuevo hospital lo que resta de semana, según señalaron fuentes ajenas al Servei de Salut.

Este será el primer paso del traslado de todas las consultas externas al nuevo hospital que continuará la semana siguiente con el trasvase de nuevos servicios.

Mercedes Vacas, directora de Enfermería de Son Dureta, señaló que el traslado de los primeros pacientes ingresados se llevará a cabo, como estaba previsto, el lunes seis de diciembre.

"Ya hemos consensuado un protocolo de actuación con el 061, que dispondrá de un refuerzo de ambulancias para acometer el traslado y contar con vehículos suficientes para atender los servicios de cada día. Esta previsto que haya preparados tres puntos de salida desde Son Dureta y otros tres puntos de llegada a Son Espases. La operación de traslado se podrá realizar en cualquier momento entre las ocho de la mañana y las diez de la noche", explicó Vacas.

La directora recordó que se prevé que el día 6 se trasladen a todos los pacientes del pabellón materno-infantil y que se calcula que en esos momentos habrá unas setenta personas ingresadas. El día 8 del mismo mes se procederá al cambio de los 240 enfermos que se prevé estén ingresados en el edificio general de Son Dureta. También se habilitarán tres puntos de salida y otros tantos de llegada y el horario en el que se hará la mudanza de pacientes será el mismo pese al mayor número de personas a trasladar. "Hay que tener en cuenta que el primer día habrá pacientes de neonatos cuyo transporte es más delicado", aclaró Vacas.