El Govern balear ha hecho una aportación extraordinaria de 237,5 millones de euros a la Conselleria de Salud con la que reducirá a la mitad su deuda, que asciende a 354 millones, e incrementará su presupuesto de este año en un 5 por ciento.

Así lo han anunciado hoy el conseller de Economía y Hacienda, Carles Manera, y el titular de Salud, Vicenç Thomàs, quien ha subrayado que en 2007, cuando él se hizo cargo de la Conselleria, el Ib-Salut debía 186 millones de euros, con lo que la deuda se ha incrementado un 90 por ciento en lo que va de legislatura.

Manera ha detallado que los 237,5 millones de euros que se facilitan a Salud para aliviar su situación económica provienen de la emisión de deuda pública a plazo fijo realizada por el Govern el pasado mes de marzo por un valor total de 500 millones divididos en un paquete de 200 millones a cinco años con un interés del 3,6 por ciento y otro de 300 millones a diez años al 4,7 por ciento.

La Conselleria que dirige Thomàs destinará 180 millones a enjugar deuda, acumulada en algún caso desde 2005, y los 57,5 millones restantes engrosarán las arcas del departamento para que pueda mantener las inversiones y prestaciones previstas para 2010.

El titular de Salud ha explicado que la acumulación de deuda en su departamento es un problema que se arrastra desde 2002 debido a que el sistema de financiación autonómica vigente hasta el año pasado no compensaba los incrementos del gasto por el crecimiento de la población.

Thomàs, que ha precisado que el nuevo modelo de financiación mejora esta situación pero no tendrá resultados materiales hasta 2012, ha señalado que la incorporación de nuevos tratamientos en la cartera de servicios de la sanidad pública y el envejecimiento de la población son factores que se suman al incremento demográfico a la hora se incrementar los costes sanitarios.

De hecho, ha indicado, desde 2002 el coste de la prestación sanitaria pública ha venido aumentando constantemente a un ritmo del 10 por ciento anual.

Con el fin de atenuar esta tendencia, Salud puso en marcha un plan de ahorro que el conseller confía en que se traduzca este año en un crecimiento del gasto sanitario del 1 por ciento en relación a 2009.

Para explicar el aumento de la deuda del Ib-Salut en un 90 por ciento desde 2007, Manera ha recordado que la crisis ha supuesto un recorte de ingresos fiscales para las arcas públicas que asciende en los dos últimos años a unos 1.000 millones de euros en Baleares, lo que ha obligado al Govern a endeudarse para mantener los servicios públicos e incrementar su deuda hasta los 3.600 millones de euros.

Thomàs ha aclarado que casi el 60 por ciento de la deuda del servicio público sanitario corresponde a los suministros de farmacia de los hospitales, a los que abastecen directamente los grandes fabricantes del sector.

Tanto Manera, que ha dejado abierta la posibilidad de que el presupuesto prorrogado de 2011 también incluya el aumento del 5% anunciado hoy, como el conseller de Salud han insistido en que la aportación extraordinaria del Govern pone de manifiesto su apuesta por primar las políticas sociales.