Balears está registrando una media de casi 12 denuncias diarias por violencia contra mujeres. En concreto, durante los seis primeros meses de este año se ha alcanzado la cifra de 2.129 casos, lo que supone una tasa de 20 por cada 10.000 habitantes, prácticamente el doble de la estatal (12), según los datos facilitados por la conselleria de Asuntos Sociales.

Estas cifras suponen por ahora una ligera evolución a la baja respecto a las que se daban en 2008, pero la consellera Fina Santiago advierte de que esta mejoría puede ser ficticia. En su opinión, la explicación se encuentra fundamentalmente en que la crisis económica está aumentando la dependencia económica que muchas mujeres tienen de su pareja, lo que las inhibe a la hora de presentar una denuncia.

Para explicar por qué en Balears se registra una tasa tan elevada de denuncias, Fina Santiago recuerda que la sociedad isleña es básicamente urbana, lo que permite que algunos comportamientos no puedan pasar desapercibidos, a lo que se suma el hecho de que el porcentaje de mujeres que trabajan sea en el archipiélago superior a la media estatal, lo que las otorga una mayor independencia, reflejada también en la alta tasa de separaciones y divorcios.

Sobre este punto, basta subrayar que a lo largo de 2008 se presentaron en las islas 4.690 denuncias, mientras que en 2009 se alcanzó la cifra de 4.453, lo que supone unas 45 por cada 10.000 habitantes, frente a las 30 de la media nacional durante esos ejercicios.

En opinión de la titular de Asuntos Sociales, las cifras del cierre de este año se situarán en niveles muy similares a los del pasado ejercicio, ya que los datos de los que éste departamento dispone por ahora sólo incluyen los seis primeros meses de 2010, lo que deja fuera los dos periodos en que la cifra de agresiones aumenta, como son aquellos de vacaciones en los que la pareja se ve obligada a convivir durante más tiempo, lo que eleva las fricciones, es decir, el verano y las fiestas navideñas.

Intervención policial

Un aspecto que preocupa a la consellera de Asuntos Sociales es que la inmensa mayoría de estas denuncias no se produzcan por iniciativa de la propia mujer maltratada al acudir a los juzgados, sino que se derivan en casi un 80% de los casos de una intervención policial.

Además, en aproximadamente un 10% de los casos, esta denuncia va acompañada de un parte de lesiones que permite demostrar que la mujer ha sido agredida físicamente por su pareja o ex compañero.

Fina Santiago valora muy especialmente el hecho de que cada vez son menos las mujeres que optan posteriormente por retirar la denuncia. Si en 2008 y 2009 esta retirada se produjo en aproximadamente un 21% de los casos registrados en las islas, este año esta tasa se mantiene ligeramente por debajo del 14%.

La consellera da una especial relevancia a este hecho debido a que "el 85% de las mujeres fallecidas" por la violencia machista en España no había denunciado previamente a su agresor. En su opinión, muchas de ellas podrían seguir con vida de haberse adoptado medidas preventivas.

Al respecto, desde Asuntos Sociales se apunta que entre un 27% y un 33% de las denuncias presentadas conllevan la aplicación de una orden de protección, una tasa que en este caso es muy similar a la media española.

Hay otro factor que es puesto de relieve por la consellera, como es la existencia de una mayor concienciación del problema por parte de los jueces de Balears. En 2008, éstos concedieron el 63% de las órdenes de protección solicitadas en el archipiélago, porcentaje que bajó hasta el 48% en 2009, cuando la tasa media española se movía en esos años en torno al 70%. Sin embargo, en este ejercicio el porcentaje balear se ha elevado hasta el 75%, superando la media estatal, que por ahora se sitúa en un 67%.

Según Fina Santiago, este incremento de las órdenes de protección concedidas en relación a las solicitadas se explica porque los jueces de Balears han comenzado a unificar criterios en torno a estos temas.