El alcalde de Inca, Rafel Torres (PP), convocó ayer una rueda de prensa urgente para ahuyentar las sospechas que recaen sobre su equipo de gobierno por la posible utilización ilegal de listados de enfermos del hospital. Torres aseguró que la visita a enfermos es una práctica que "siempre se ha hecho desde la apertura del Hospital y que seguirá haciéndose, tanto en Inca como en otros centros sanitarios, porque entra dentro de las responsabilidades del equipo de gobierno establecer contacto directo con ciudadanos ingresados y recoger sus inquietudes. Ellos quedan contentos".

Al igual que su regidora Margalida Horrach, el alcalde negó que tengan en su poder listados de pacientes del Hospital y que la información sobre las personas ingresadas "se consigue en la calle, porque Inca es muy pequeña". Preguntado sobre la procedencia del listado de pacientes al que ha tenido acceso este diario y que, según fuentes hospitalarias, supuestamente se dejó olvidado un edil del PP en una de las visitas al complejo, Torres aseguró que "nunca hemos ido a buscar ni nos hemos olvidado ningún sobre en el Hospital". "El listado, cuya autenticidad no niego, no es nuestro, nunca hemos tenido acceso a las enfermedades de los pacientes e invito al testigo que ha denunciado este hecho a que nos denuncie", apuntó el alcalde. Para corroborar su supuesto desconocimiento de la dolencia de los enfermos que visitan, Torres dijo que "en muchos casos no sabemos qué enfermedades tienen y tenemos que averiguarlo".