UM ha acusado hoy al Govern de "apatía" con respecto a la modernización de Playa de Palma, después de que el ejecutivo haya pospuesto para el día 15 la reunión prevista para hoy para debatir la posibilidad de que se puedan hacer obras a pesar de la suspensión de licencias que marca el plan de reconversión (PRI).

Este retraso en la negociación ha provocado malestar en UM, que ha convocado una rueda de prensa urgente para instar públicamente al Govern a reunirse "cuanto antes, ya sea en domingo o de madrugada" para debatir este asunto que, a juicio del presidente de la formación mallorquina, Josep Melià, es "urgente".

Unió Mallorquina denuncia que la situación de la que es "la principal zona turística de Palma" no tiene "ni pies ni cabeza" ya que, actualmente, en ella confluyen dos normas incompatibles: el Decreto de medidas urgentes para la modernización turística que no se puede desarrollar por la suspensión de licencias derivada de la aprobación inicial del plan de reconversión integral de la zona.

La consecuencia más directa, según ha puntualizado Melià, es que esto impide que muchos empresarios con financiación del Plan Renove del Estado puedan aprovechar la presente temporada baja para mejorar las instalaciones de sus locales, lo que reactivaría además a otros sectores como la construcción.

"Esta situación no se puede alargar porque los empresarios no pueden esperar. Es de lógica, pero no es posible por culpa de la apatía de este Govern", ha señalado el presidente de UM.

La formación mallorquina planteó este martes en el Parlament, en el debate de la Ley para la transposición de la directiva europea sobre mercados interiores (directiva "Bolkestein"), una enmienda in voce que pretendía una excepción para los establecimientos de Playa de Palma que quisieran llevar a cabo obras este mismo año.

Todos los grupos parlamentarios se mostraron de acuerdo con la necesidad de debatir esta situación y acordaron una reunión para hoy en la Conselleria de Turismo.

Un encuentro que no ha podido celebrarse porque, según Melià, el Govern les comunicó que era imposible por "problemas de agenda" y que habría que posponerlo para el día 15, en la comisión de seguimiento político-institucional de la Playa de Palma, una espera que, en opinión de UM, el sector turístico no se puede permitir.

"Instamos al Govern a reunirnos cuanto antes", ha insistido Melià, quien ha opinado que la situación actual "es de juzgado de guardia" y que la mejor solución, después de que no fuera posible introducir la enmienda en la Ley de la directiva "Bolkestein", es que el Consorcio firme un acuerdo sobre el alcance de la suspensión de licencias de obra.

La idea es que todos aquellos empresarios que quieran acometer obras de mejora, modernización o ampliación de sus establecimientos con nuevas instalaciones más competitivas puedan hacerlo desde ya, salvo los que en el PRI se determine que están directamente afectados por la reconversión.

No obstante, Melià ha reconocido que el acuerdo que debería tomar el Consorcio puede tener "sus dificultades técnicas".