En caso que la revolución en el seno del PP se llegue a producir, los descontentos con Bauzá quieren convencer a Pere Rotger para que encabece la candidatura regionalista en el hipotético congreso extraordinario. Si bien el ex alcalde de Inca es uno de los dirigentes que todavía confía que con el diálogo se pueda reconducir la situación entre Font, Pastor y Bauzá, también se significó por dejar claro ante el comité de dirección que había candidatos de mayor peso electoral que Maria Salom para encabezar la lista del Consell. Rotger cuenta con el apoyo y el aprecio de Antoni Pastor y Jaume Font, así como de la mayoría de barones.

Una de las incógnitas es saber qué posición tomaría José María Rodríguez ante una revolución de estas características. Todo depende de que Bauzá claudique y le permita ser el candidato a Cort. En caso contrario, Rodríguez y su junta se unirán a la movilización.

Los críticos reconocen que sin el apoyo de Inca y de Palma será difícil que prospere el golpe de mano a escasos siete meses de las elecciones.