El auto del juez Miguel Florit revela que en la instrucción del caso Plan Territorial de Mallorca declararon como imputados otros constructores, diferentes a los hermanos Sastre y Vicenç Grande, pero fueron exculpados al comprobarse que el Plan Territorial (PTM) no les beneficiaba claramente.

Estos empresarios y otros particulares fueron identificados por la Guardia Civil como dueños de fincas incluidas en algunas de las áreas de reconversión territorial creadas por el PTM.