La crisis del Pacto en el Consell se cerró en la noche del martes con un acuerdo en el que UM gana poder en el Consell, ya que sus votos y los del PP serán mayoritarios en la Comisión de Urbanismo, pero cede por el momento en sus pretensiones urbanísticas en Campos al retirar la enmienda a favor del golf de Son Baco sin que se haya aceptado un desarrollo parcial de las Areas de Reconversión de Sa Ràpita, como pretendían los uemitas, dado que se aplaza a diciembre la modificación del Plan Territorial de Mallorca.

De acuerdo con el documento acordado por el PSOE, Bloc y UM, la Comisión de Urbanismo será proporcional a la representatividad de los grupos en el pleno, por lo que PP y UM juntos tendrán la mayoría. De haber existido antes esa proporcionalidad, PSOE y Bloc no hubieran contado con los suficientes votos para, para ejemplo, aprobar la caducidad del golf de Son Baco.

Además, el documento contempla que los secretarios técnicos de cada conselleria recuperarán sus "competencias", lo que se traduce en que podrán firmar por ejemplo la concesión de subvenciones sin pasar por la firma del secretario general, dependiente de Presidencia.

Los tres consellers de UM que habían dimitido hace quince días –Antoni Pascual, Catalina Julve y Dolça Mulet– se reincorporaron ayer a sus cargos tras una larga noche en la que el Bloc impuso sus tesis para que no se decidieran ya las Areas de Reconversión de Campos a cambio de la retirada de la enmienda a favor del campo de golf de Son Baco por parte de UM. El documento acordado establece que en diciembre se aprobará la modificación del PTM "con la intención de mantener, modificar, eliminar, o reducir" las Areas de Reconversión Territorial, por lo que se aplaza hasta entonces esta delicada cuestión.

El acuerdo consta de 16 puntos, entre los que destaca además de los citados el compromiso de aprobar el próximo mes el Plan de Carreteras. En una comparecencia de la presidenta del Consell, la socialista Francina Armengol; la vicepresidenta Joana Lluisa Mascaró (Bloc) y el líder de UM, Miquel Àngel Flaquer, los socios del Pacto coincidieron en lanzar alabanzas a su acuerdo. "Se han dejado de lado los intereses de los partidos por el bien de la institución y de los ciudadanos", resaltó Armengol quien afirmó que se ha "consolidado" el Pacto.

Flaquer sostuvo que UM sale "muy reforzada" de la crisis tras unas intensas negociaciones, que calificó de "convivencias", y rechazó que hubiera "cambio de cromos" con Son Baco, "Ha sido como pasa en los matrimonios, que hemos constatado que queremos vivir juntos hasta 2011", concluyó.

Respecto a los políticos imputados, Armengol dijo que se mantiene la decisión de exigir su marcha sólo cuando haya medidas cautelares, por lo que sostuvo que por ahora no se siente incómoda con los cargos imputados en su gobierno.