El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Palma ha remitido al de Primera Instancia de Maó las diligencias de la demolición de la piscina del Binibeca Club que implican al alcalde de la localidad menorquina de Sant Lluís, Llorenç Carretero (PSOE), en un posible delito de desobediencia a la autoridad.

La titular del Juzgado de Palma, Carmen Frígola, ha remitido al decano de los Juzgados de Mahón, Bartomeu Mesquida, un auto en el que explica que los hechos podrían ser "constitutivos de un delito de desobediencia a la autoridad o de cualquier índole y que pudiere haber sido cometido por el Sr. Alcalde del Ayuntamiento de Sant Lluís".