Antoni Marí, dueño del conocido restaurante Bahía Mediterráneo, falleció el pasado miércoles tras sufrir un infarto en el local que regentaba en el paseo Marítimo de Palma.

Se dio la circunstancia de que, en el momento del fallecimiento, se encontraban en el restaurante los diputados del Parlament celebrando la tradicional cena de navidad tras el debate presupuestario.

Al parecer, cuando los diputados del Parlament llegaron al local, se les informó de que Marí había sufrido un infarto pese a lo cual se les instó a que continuasen con la celebración prevista. Minutos después se informó a presidencia del fallecimiento del conocido restaurador. Pese a la intención de los diputados de abandonar el local ante el trágico suceso, familiares del finado les instaron a acabar su cena como "el mejor de los homenajes posibles" al finado.