Según informó la compañía en un comunicado, Gesa realiza más de 5 millones de lecturas al año mediante la visita cada dos meses a los suministros. Si la visita, por alguna causa, no es efectiva, pone a disposición del cliente varios medios para la aportación de su lectura, como son carteles de aviso en los portales de los edificios, en los que se indica la próxima fecha de lectura; tarjetas para la aportación de lectura por el cliente; 25 puntos de servicio y oficinas comerciales repartidos por toda la geografía balear; así como atención 24 horas en el Teléfono de Atención al Cliente y en la página web de la compañía.

El objetivo es obtener el mayor número de mediciones reales con las que evitar la acumulación de consumos en una factura posterior con el consiguiente perjuicio para los clientes.

Un 15% de contadores de electricidad y de gas se encuentran en el interior de las viviendas, lo que dificulta el éxito en la obtención de lectura. Por ello, además de las acciones habituales, Gesa realiza anualmente diversas campañas de calidad, en las que con la aportación de medios extraordinarios, se consigue incrementar la efectividad del proceso para llegar a los niveles de lectura real alcanzados.

En estos tres últimos años, Gesa Endesa ha invertido más de 4,4 millones de euros en esas campañas de calidad y en la renovación de Sistemas Informáticos que facilitan la gestión y el seguimiento de anomalías en la lectura y aumentan el control y la efectividad del proceso.