La población ha crecido en todas las comunidades autónomas -menos en Asturias- y el número de extranjeros también se incrementó en todas las autonomías, especialmente en Castilla-La Mancha, a excepción de Navarra y la ciudad autónoma de Ceuta. Según los datos provisionales del padrón municipal a 1 de enero de 2007 facilitados ayer por el Instituto Nacional de Estadística, la población empadronada aumentó en un 0,90% en el conjunto del país en el último año hasta llegar a los 45.116.894. De esta cifra, 4.482.568 son extranjeros, un 8,17% más que a 1 de enero de 2006 y que suponen en la actualidad el 9,9% de la población empadronada.

Las comunidades que registraron los mayores aumentos de población fueron Balears, con un 2,72%, Castilla-La Mancha, con un 2,17%, y Murcia, con un 1,49%, así como la ciudad autónoma de Melilla, con un 2,79%, mientras que Asturias fue la única autonomía en la que descendió el número de empadronados (0,21%). Respecto a la población extranjera los incrementos más pronunciados correspondieron a Castilla-La Mancha (19,72%), Aragón (17,3%), País Vasco (14,69%) y Balears, Castilla y León y Cantabria.