El delegado del Gobierno, Ramon Socías, explicó ayer que, tras el 11-M se incrementó un grado el nivel de alerta de las islas y ahora ha pasado al dos. "Todas las medidas que adoptamos normalmente serán reforzadas" por el fin de la tregua de ETA, decisión que calificó de "equivocación y más en un momento en que la sociedad española y la vasca estaban esperanzados con el fin de la violencia". Socías aseguró que el Gobierno "seguirá trabajando para procurar el máximo de seguridad".