La ausencia de unidades especializadas en geriatría en todos lo hospitales públicos Balears provoca un aumento del sufrimiento, la dependencia y la mortalidad de unos 30.000 ancianos de las islas que, según la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), podrían beneficiarse de estos servicios.

Durante la presentación del 49º congreso que la entidad celebra en Palma hasta el próximo sábado, día 9, los facultativos se mostraron críticos con las deficiencias sanitarias en este ámbito. Las islas presentan una cartera de servicios "insuficiente" para las personas mayores, señaló ayer el presidente de la Sociedad de Geriatría, Isidoro Ruipérez, quien lamentó que ninguno de los hospitales recientemente construidos incluya la unidad especializada que solicitan.

Según los datos ofrecidos por Enrique Campos, presidente del comité organizador del congreso, "un 20% de las 135.000 ancianos que residen en las islas" serían posibles usuarios de este servicio.

"Las personas mayores de 75 años y los pacientes especialmente frágiles presentan una serie de complejidades que debería ser atendidas por geriatras específicamente formados", apuntó Ruipérez. Los ancianos de Balears, sin embargo, son tratados por un médico generalista, cuyas consecuencias son una insuficiente prevención, diagnóstico y tratamiento que conlleva a un aumento del sufrimiento, dependencia y mortalidad de este colectivo.

Campos, por su parte, comentó la necesidad de que los políticos de la comunidad balear apuesten por crear nuevos espacios que ofrezcan una continuidad asistencial a los mayores con serias enfermedades.

Mercado laboral

El presidente de la SEGG recordó que cada año salen al mercado laboral promociones de especialistas provenientes de centros docentes dedicados a la formación geriátrica y que los mallorquines que forman parte de estas no encuentran trabajo en las Balears, por lo que deben desplazarse a otras comunidades autónomas.

Unos 2.000 expertos nacionales e internacionales en geriatría se reúnen durante estos días en el Auditorium para disertar sobre la atención y prevención de la dependencia y la calidad de las personas mayores. Bajo el lema ´Calidad y asistencia al final de la vida´, los profesionales presentarán mecanismos para asegurar el confort y prevenir la pérdida de función, entre otros aspectos.