Ayer prestaron declaración ante el juez Álvaro Latorre, que investiga desde el verano del año pasado, el llamado caso Andratx, dos antiguos técnicos del Ayuntamiento de dicha localidad. Los declarantes fueron el arquitecto municipal Jaime Brunet y el asesor jurídico J. Rodríguez-Miranda.

Estos dos asesores, al igual que otros técnicos municipales, emitieron algunos informes en relación a varios de los expedientes urbanísticos que la fiscalía anticorrupción y el Servicio de Protección de la Naturaleza y Policía Judicial de la Guardia Civil estiman constitutivos de delitos contra la ordenación del territorio.

Ayer los convocados fueron interrogados sobre una de las piezas separadas de la causa, en la que se investiga bajo que circunstancias el Ayuntamiento otorgó a un particular licencia para construir en una finca calificada como área natural de especial interés (ANEI).

La estrategia de los investigadores para avanzar en el complejo sumario ha sido dividir los más de 60 expedientes urbanísticos investigados en piezas separadas.